por -
0 10722

La mayoría de los mortales consideran a la aspirina como una pastilla que sirve para quitar el dolor de cabeza. En la actualidad se la considera el medicamento por excelencia.

Sin embargo muchas investigaciones le atribuyen la prevención de muchas de las enfermedades actuales. ¿Es la aspirina una panacea?

La aspirina

La aspirina es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo que es usado frecuentemente como antiinflamatorio y analgésico para el alivio del dolor leve y moderado, antipirético para reducir la fiebre y antiagregante plaquetario indicado para personas con alto riesgo de coagulación sanguínea principalmente individuos que ya han tenido un infarto agudo de miocardio.

Libro Guinnes de los Récords y premio Nobel

La aspirina ha ganado un premio Nobel y ha sido elegida como uno de los cinco inventos imprescindibles legados por el siglo XX. El escritor Ortega y Gasset la definió como uno de los elementos indispensables para hacer la vida mucho más cómoda y segura. Cada segundo que pasa es consumida por 2.500 personas en todo el mundo, y se calcula que han circulado alrededor de 350 billones de comprimidos a lo largo de sus escasos 100 años de historia.

La aspirina, su origen

El ser humano siempre ha tratado de encontrar remedio a la enfermedad y al dolor. Así, en la antigüedad se valían de las plantas que se encontraban en la propia naturaleza para poner fin a algunas enfermedades. De este modo se descubre la corteza de sauce blanco cuyo principio activo es la base sustancial de la aspirina que poseía la capacidad de calmar la fiebre y aliviar el dolor. Con el paso del tiempo estos remedios naturales dieron lugar a productos químicos mucho más complejos y elaborados a los que se llega tras constantes descubrimientos científicos.

Las posteriores investigaciones y modificaciones de la corteza de sauce dieron con el principio activo de esta planta que los científicos llamaron salicina, que sirve para sintetizar el ácido salicílico y su proceso de acetilación da lugar al ácido acetilsalicílico.

Cuarenta y cuatro años más tarde del primer intento de acetilación del ácido salicílico, Félix Hoffmann, un joven químico de la Compañía Bayer, consiguió obtener de forma pura y estable el ácido acetilsalicílico comercializado después bajo el nombre de Aspirina. Desde entonces hasta nuestros días, la aspirina se ha vendido en todo el mundo.

Las utilidades más conocidas de la Aspirina

Algunas de sus utilidades principales son:

  • Potente analgésico. Combate los dolores de cabeza uno de los males más frecuentes del ser humano. También se usa como remedio contra dolores de muelas, óseos, musculares y de oídos.
  • Antiinflamatorio. Elimina hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor.
  • Antipirético: La aspirina actúa bloqueando el proceso que incrementa la temperatura y descendiendo la fiebre a través de la vasodilatación y la sudoración; además sólo actúa cuando existe fiebre. Por ello, cuando la temperatura corporal es normal, su administración no provoca hipotermia.
  • Antiagregante plaquetario. Indicado para personas con alto riesgo de coagulación sanguínea principalmente individuos que ya han tenido un infarto agudo de miocardio.

También se trata de un medicamente muy eficaz contra la artritis reumatoide y la artrosis:

  • La artritis reumatoide es una enfermedad de origen auto-inmune que provoca rigidez y dolor en los miembros y que puede limitar considerablemente la movilidad del paciente. El uso de la aspirina en estos casos se recomienda por su efecto anti inflamatorio y por sus menores efectos secundarios.
  • La artrosis es un proceso degenerativo de las estructuras intraarticulares a consecuencia de la destrucción del cartílago -una delicada almohadilla que recubre por dentro las articulaciones- que conduce a una irritación crónica de la almohadilla afectada. Aunque la aspirina no evita la destrucción del cartílago reduce ampliamente la inflamación y el dolor.

Últimas investigaciones acerca de la Aspirina

Nuevas investigaciones confirman el papel de la aspirina como medicamento que podría prevenir distintos tipos de enfermedades, aunque esto no significa que se pueda realizar un consumo diario de este medicamento.

Alzheimer. Un estudio de 1997 ha revelado que- en una dosis similar a la empleada como antiinflamatorio- la aspirina tiene un efecto neuroprotector sobre las células del cerebro, evitando la muerte del 83 % de las neuronas, y reduciendo el riesgo de sufrir Alzheimer. Estos son los resultados realizados por investigadores de la John Hopkins Bloomberg School of Public Health de Baltimore (EEUU) y publicados en la prestigiosa revista Neurology. Para la obtención de estos resultados se tuvo en cuenta un total de 13.449 personas sin demencia, 820 de las cuales desarrollaron la enfermedad de Alzheimer durante el seguimiento.

Cáncer. Existen estudios que revelan que este medicamento reduce el riesgo de cáncer de colon y recto en un 40 % de los casos si se toma dos veces por semana. También hay indicios que previene el cáncer de mama.

Sida. Recientes estudios de laboratorio sugieren que la aspirina contribuye a mejorar funciones inmunitarias y quizás a ralentizar la replicación del VIH reduciendo así ciertos mensajeros químicos que estimulan el crecimiento del virus.

NINGÚN COMENTARIO

Responder