por -
0 6714
Baba de caracol verdad o mentira

Los anuncian a todas horas en prensa, radio, televisión e Internet. Son “productos milagro” a base de baba de caracol. Pero, ¿todos cumplen lo que prometen?

Los anuncios que promocionan determinados productos con baba de caracol y les atribuyen propiedades “milagrosas” han puesto en pie de guerra a varios expertos que aseguran, que si bien los beneficios para la piel de las secreciones de este animal están sobradamente demostrados, la mayoría no se obtienen con el rigor científico adecuado. Y es que ciertos “productos milagro” que prometen curar el acné, las cicatrices, estrías, arrugas y quemaduras, gracias a la baba de caracol no lo han demostrado en absoluto.

Sin embargo, estos mismos expertos, confirman las propiedades regeneradoras y antioxidantes de cierta secreción de este animal para atenuar las arrugas y recuperar la vitalidad de la piel. ¿Verdad o mentira? Debido a la gran proliferación en el mercado de ciertos productos, supuestamente a base de baba de caracol, que lo comparten con otros que sí están avalados científicamente, se está creando en el consumidor una gran confusión y, desde luego, un desconcierto entre los profesionales de la salud.

Pero, ¿cuáles son las propiedades saludables reales del caracol y en qué productos podemos encontrarlas? Para empezar, hay que diferenciar entre la baba y la secreción del caracol. La baba, es el fluido que utiliza el caracol para desplazarse y que carece de cualquier propiedad saludable para nuestro organismo; mientras que la secreción de caracol es la sustancia que, parece ser, puede ayudar a retardar el envejecimiento cutáneo y reparar nuestra piel, entre otras propiedades. Este animal produce esta secreción únicamente como mecanismo de defensa frente a distintas agresiones medioambientales.

Por eso no todas las cremas a base de caracol son iguales. Para que posean las propiedades regeneradoras y antioxidantes que se les atribuyen, deben ser elaboradas con la secreción obtenida del caracol ante determinados estímulos externos: radiaciones o estrés mecánico, y no con la baba que el caracol desprende en su desplazamiento. Y lo más importante, debe estar avalada por un estudio científico riguroso que respalde las propiedades que ofrece.

El Crymptophalus Aspersa es un caracol de la familia Helicidae que produce una secreción rica en proteínas de alto y bajo peso molecular, ácido hialurónico y antioxidantes. Su secreción se extrae mediante un cuidadoso proceso que permite obtener un fluido puro, libre de contaminantes, biológicamente activo y que permite preservar la vida del animal. Está demostrado que esa secreción produce una disminución gradual del porcentaje de pacientes con arrugas finas (26,7%) y gruesas (45,5%), así como que mejora considerablemente el aspecto fotoenvejecido y que ayuda a hidratar la piel.

Disminuyen las arrugas gruesas y finas

En palabras de la doctora María José Tribó-Boixareu, dermatóloga del Hospital del Mar de Barcelona, “la secreción del caracol ejerce una doble función. Por una parte, estimula la formación del colágeno, elastina y del componente dérmico que reparan los signos del fotoenvejecimiento y, por otra parte, minimiza el daño generado por los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro de la piel”. Según un estudio elaborado para un laboratorio que comercializa un producto con secreción de caracol, casi la mitad de los pacientes vieron disminuir sus arrugas gruesas y tres de cada diez las arrugas finas. “Reduce el surco de las arrugas profundas y mejora el aspecto de la piel”, añade la especialista.

Sin embargo, estas propiedades deben haber sido demostradas científicamente en cada producto y esto no sucede en todos ellos, advierten los dermatólogos y farmacéuticos españoles.

Ante la duda, hay que consultar al dermatólogo o al farmacéutico

Antes de adquirir un producto con secreción de caracol, lo primero es “consultar con el dermatólogo o con el farmacéutico porque son ellos los profesionales que pueden asesorarnos sobre el aval científico que respalda un producto concreto”. Además, “en el mismo producto podemos ver quién lo fabrica y acceder a teléfonos y direcciones de contacto”. En ese sentido, “existen muchos productos milagro que dan una dirección norteamericana inexistente”, advierte la especialista.

Por otra parte, la doctora Ana Aliaga, Vocal de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos recuerda que todos los productos anunciados en los medios de comunicación deben cumplir el principio de veracidad para evitar confundir al consumidor y a los profesionales de la salud.

La proliferación de campañas publicitarias de productos de baba de caracol sin ningún estudio científico que avale su eficacia, y con el objetivo de garantizar la seguridad del consumidor, ha favorecido la denuncia, regulación, e incluso la retirada del mercado de algunos “productos milagro” a base de baba de caracol por el Grupo sobre Fraudes en Materia de Salud (MUCH) de México, Canadá y EE.UU.

Esta máxima es vulnerada por los productos que dicen contener baba de caracol, según muestran los estudios realizados por Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC) que verifican la ausencia de las moléculas publicitadas, la carencia de algunos de los componentes y la escasa actividad biológica de los mismos, hecho que les obliga a enriquecer el producto con moléculas externas (alantoína, elastina, ácido glicólico, etc.), no presentes en la baba de caracol.

Los criterios básicos de calidad exigibles a los productos de baba de caracol para que garanticen su propiedad regeneradora son la fuente (tipo de caracol), el método de extracción y elaboración (SCA Biorepair Technology), el perfil analítico de la baba (componentes de la baba), el aval científico y la existencia de procesos que garanticen su seguridad y tolerancia.

Efectos sobre la piel avalados científicamente:

  • Acción regeneradora de la piel.
  • Induce la proliferación de fibroblastos.
  • Estimula la formación de colágeno y elastina.
  • Repara los signos del fotoenvejecimiento.
  • Minimiza el daño generado por los radicales libres.
  • Gran capacidad antioxidante cutánea.

Los últimos estudios avalan la eficacia, seguridad y acción antienvejecimiento del producto. El estudio llevado a cabo en 2004 muestra resultados como la disminución progresiva y gradual del porcentaje de pacientes con arrugas finas (26,7%) y gruesas (45,5%), así como una significativa disminución del aspecto fotoenvejecido y de la sequedad y aspereza de la piel. Además, muestra una mejora en los parámetros de alisamiento, firmeza, flexibilidad, hidratación y tersura. Asimismo, la tolerancia cutánea fue evaluada como “muy buena” con una excelente aceptabilidad cosmética. Los resultados se aprecian en el primer mes de tratamiento, aunque se recomienda un tratamiento no inferior a 90 días para lograr una notable mejoría del aspecto y estado de la piel.

Lo cierto es que, como casi todo, el descubrimiento de las propiedades del caracol Cryptomphalus aspersa fue por casualidad. En 1965 el doctor Abad Iglesias, oncólogo del hospital Gregorio Marañón de Madrid, al someterlo a las radiaciones de rayos X y gamma descubrió que no sólo retraía las antenas, sino que segregaba una sustancia especial completamente distinta a la que utilizaba para desplazarse. Y no sólo eso, al mantener las radiaciones sobre el caracol se producían pequeñas lesiones en la piel que el bicho curaba con una increíble rapidez.

Al parecer la “cryptosina”, que así se llama la auténtica baba de caracol, seguirá dando que hablar durante mucho tiempo. 

Baba de caracol: Verdad o mentira
  • 4.71 / 5 5
7 votos, 4.71 valoración media (93% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 133
Mañana se inicia el estudio Psoriafarm que escudriña la calidad de vida de los pacientes con psoriasis. A partir de...

0 2586
La piel, para estar bella, debe estar hidratada, luminosa y firme. Con el paso de los años, la piel comienza a “caer”...

0 166
En la actualidad son muchos los que la llevan desde deportistas, hasta políticos famosos por lo que se ha puesto de...

NINGÚN COMENTARIO

Responder