Estudio del caso de una mujer de 25 años que acude a consulta por trastornos gastrointestinales que perjudican seriamente su actividad laboral.

PACIENTE: Mujer de 25 años de edad. 46 kg de peso, 1,62 m de altura y IMC 18 (delgadez).

MOTIVO DE CONSULTA:
Colon irritable con mucha sintomatología (baja laboral) y reflujo gastroesofágico. Episodios de tos seca cada 2 ó 3 meses. Tratamiento con Anagastra y Esertia.

PRUEBAS COMPLEMENTARIAS:
Tiene hecho estudios de despistaje para el posible diagnóstico de Helicobacter pylori y de la enfermedad celíaca, ambos han sido negativos. Los cultivos de heces a parásitos y otros microorganismos también son negativos. El ph de la orina es 5.

HÁBITOS DIETÉTICOS: Refiere “ataques de comer dulce”.

Se solicita Test de Alcat para hacer el diagnóstico de sus intolerancias.

EVOLUCIÓN:

Se trata a la paciente según las pautas del Protocolo TRIA®.

La paciente esta muy deprimida la primera vez que acude a la consulta, esta de baja laboral. Refiere que la razón son, por lo frecuente e invalidante, los síntomas digestivos, sobre todo la diarrea. Pronto percibe una sensación saludable en su organismo, a pesar de que esos síntomas todavía persisten. Eso la hace estar mas animada y motivada con el tratamiento.

En la revisión del mes y medio la sintomatología gastrointestinal ha mejorado, pero no mucho. Por esa razón, retiro comprimidos vegetales y empezamos con antifúngicos y un protector hepático.

A pesar de su delgadez, retenía mucho agua, este síntoma tampoco ha evolucionado muy bien en la primera revisión.

Las alteraciones del sueño, la fatiga y la caída de pelo, también evolucionan muy despacio.

RESULTADO FINAL:

A los tres meses de todo el cortejo de síntomas gastrointestinales, solo persisten y se forma ocasional, las digestiones pesadas, los gases y la diarrea. Lo cual le permite volver a trabajar y hacer una vida rigurosamente normal.

En 6 meses ha retirado toda la medicación (también los antidepresivos) y está asintomática. Esporádicamente toma antiácidos si los necesita.

Un año después vuelve a la consulta otra vez con la reaparición de parte de la sintomatología gastrointestinal. Le programo de nuevo una tanda de 3 meses de probióticos y prebióticos y le corrijo el ph, que había vuelto a acidificarse. Evoluciona bien.

De todos los síntomas que tenía cuando vino a la consulta por primera vez, las alteraciones del sueño es lo que menos evoluciona. Duerme poco y mal, levantándose con la sensación de no haber descansado correctamente.

« Anterior caso clínicoSiguiente caso clínico »

Licenciada en Medicina y Cirugía, con un curso de especialización en Medicina Estética, y un Master en Medicina Biológica y Antienvejecimiento. Especialista en intolerancias alimentarias, responsable de ese área en la Clínica Dr. Arquero. Miembro de la Sociedad Española de Medicina Y Cirugía Cosmética (SEMCC) y de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 1438
El doctor Antoni Tramullas, médico del F.C. Barcelona y Director Médico del Sports Medicine Barcelona nos responde a unas cuestiones sobre...
No estoy gorda, mi problema es la retención de líquidos

1 57116
Muchas veces no es un problema de peso el que hace a las personas no caber en sus tallas habituales, sino...

2 4321
Una dieta que evite posibles intolerancias alimentarias es básica para el tratamiento de este transtorno metabólico, que aunque no entraña mayor...

NINGÚN COMENTARIO

Responder