por -
2 1002

Mientras que algunas sociedades modernas consideran la búsqueda del placer no sólo como un objetivo sino como una prioridad, otras como las del continente africano tratan de privar del disfrute sexual a muchas jóvenes mediante la ablación.

En la actualidad, dos millones de niñas sufren la ablación sobre todo en el África sud-sahariana.

En España hay una gran cantidad de inmigrantes de origen sud-sahariano que proceden de Senegal, Gambia, Mauritania y Mali. En estos lugares el ritual de ablación persiste. Muchas niñas procedentes de estos países pero que viven en España son operadas y mutiladas de forma clandestina cuando retornan a sus lugares de origen en la época vacacional.

El clítoris

El clítoris es el órgano eréctil que se encuentra en la parte superior de la vulva de la mujer. Éste está unido a los labios menores y permanece parcialmente cubierto por estos. En muchos casos sólo son visibles el capuchón y el glande del clítoris que se hallan en la parte superior de los labios menores. En esta pequeña superficie se concentran y apiñan una serie de terminaciones nerviosas que al ser estimuladas son responsables del placer en la mujer. Su único objetivo conocido es el disfrute sexual por lo que en algunas sociedades del continente africano se practica la mutilación sexual con el fin de que las jóvenes no lleguen nunca a experimentar placer. A esta práctica se la denomina: infibulación.

Circuncisión faraónica

La infibulación también llamada “circuncisión faraónica” es una Clitoridectomía. Así el doctor Cordero Marín la define como una exportación total del clítoris, los labios menores y parte de los labios mayores. La infibulación se realiza de manera regular en 28 países. Esta mutilación es llevada a cabo por parteras o curanderas y se realiza cuando las niñas tienen entre 2 y 7 años de edad. Las curanderas suturan las dos partes de la vulva con espinos, generalmente con acacia enana, y la fijan con cordel en cierre de corsé. Éstas tan sólo dejan un agujero que deje paso a la orina y más adelante a las reglas. Se asegura la permeabilidad del orificio mediante la colocación de una caña de bambú. El siguiente paso es aplicar goma arábiga y caña de azúcar para después atar las dos piernas juntas hasta la altura de las rodillas. Transcurridas dos semanas se quitan los espinos y si no ha dado resultado “la intervención” se vuelve a repetir. El proceso no se realiza con ningún tipo de anestesia.

Consecuencias de la infibulación sexual

Tras una ablación es muy común que las pequeñas sufran infecciones pues el proceso no se realiza en unas condiciones higiénicas adecuadas.

Cuando la joven es entregada para contraer matrimonio la vulva es abierta con un cuchillo, lo cual volverá a ocurrir en el caso del parto. El cierre vaginal se produce tantas veces como el marido desee irse de viaje. El resultado de esta práctica es que la mayoría de las mujeres desarrollan problemas médicos. Entre ellos destacan desde los quistes dérmoides, infecciones urinarias y fístulas, hasta hemorragias uterinas y otras complicaciones graves que pueden llegar a producirles la muerte.

UNICEF en contra de la ablación

La embajadora de las Naciones Unidas contra la ablación, la modelo somalí Waris Dirie –la cual sufrió una ablación a la edad de 5 años –ha viajado por todo el mundo y ha conseguido que en algunos países africanos se haya considerado esta práctica como ilegal. No obstante en muchas zonas se sigue aún realizando pues se trata de una costumbre muy arraigada en la cultura africana.

La cirugía del clítoris como solución a la ablación

En el Instituto Dexeus de Barcelona se ofrece la reconstrucción del Clítoris a todas aquellas mujeres inmigrantes que hayan sufrido una ablación parcial. Se trata de una operación quirúrgica que devuelve la sensibilidad a este órgano de la mujer.

En un principio las intervenciones serán gratuitas pues serán sufragadas por la fundación Santiago Dexeus Font, para más adelante y una vez que se haya conseguido una regularidad en el número de operaciones, llegar a un acuerdo con la sanidad pública para ofrecer este tipo de intervenciones de forma asequible.

En el Instituto Dexeus se han reconstruido con éxito el clítoris a dos mujeres, las cuales habían sufrido una ablación cuando tan sólo tenían un año de edad. Las dos pacientes que residen en la actualidad en España han recuperado la sensibilidad en la zona aunque aún es pronto para evaluar el resultado ante una estimulación sexual. El Centro ha recibido ya gran cantidad de peticiones para que les sea realizado a varias mujeres el mismo tipo de operación.

Cómo se realiza una reconstrucción del clítoris

La reconstrucción se realiza dependiendo del tipo de ablación. Lo más normal es que no se haya producido una ablación total sino tan sólo dos tercios del clítoris.

La operación se basa en hacer desaparecer el tejido cicatrizado de la zona mutilada con el fin de localizar el muñón restante y los nervios residuales implicados. Éste será colocado en la parte más exterior posible para facilitar su estimulación.

El siguiente paso es extirpar la fibrosis que recubre el clítoris y que forma una capa gruesa. De esta forma se deja paso a un tejido más nuevo y regenerado.

El posoperatorio es rápido. La operación dura aproximadamente una hora y el alta se produce a las 24 horas de la intervención. Sin embargo la paciente debe de someterse a controles quincenales para observar el proceso de epitealización de la piel alrededor del clítoris.

Pasado mes y medio esta zona se ha recubierto de nueva piel y al cabo de 3 meses la paciente posee un clítoris normal que responde a la estimulación sexual.

Es importante señalar que toda intervención de este tipo debe de ir acompañada de una evaluación psicológica y sexual previa para confirmar el convencimiento del paciente.

Quién la realiza

Este tipo de cirugía se realiza por primera vez en España por el doctor del departamento de Obstetricia, Ginecología y Reproducción del Instituto Dexeus, Pere Barri Soldevilla.

El doctor Barri aprendió la técnica de reconstrucción del clítoris en el Hospital Bichat-Claude Bernard de París trabajando a las órdenes del cirujano Pierre Folbes, antiguo colaborador de la madre Teresa de Calcuta. El doctor Folbes es el precursor de este método que ha hecho posible la regeneración genital femenina. Dicha técnica está avalada por los excelentes resultados obtenidos en la intervención de más de mil mujeres que han sufrido una mutilación del clítoris.

Cualquier mujer que haya sufrido una ablación, que se encuentre en edad adulta, y que sea consciente de la pérdida de su vida sexual es susceptible de ser operada.

Otros tipos de cirugía del clítoris

Exposición del clítoris oculto. Se trata de una reducción de la piel del capuchón que envuelve al mismo con el fin de hacerlo más sensible al placer.

Reducción del clítoris excesivamente largo. Consiste en una intervención que mediante una serie de incisiones consigue reubicar este órgano hacia atrás, es decir hacia el interior.

Tanto una como otra intervención tienen como finalidad conseguir una mejora de las relaciones sexuales. La duración de ambas técnicas no excede normalmente los 45 minutos y en ninguno de los dos casos es necesaria hospitalización médica.

Cirugía del clítoris, la solución para mujeres que han sufrido una ablación
  • 0.00 / 5 5
0 votos, 0.00 valoración media (0% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 2469
La liposucción con láser ha generado mucho interés. Los expertos la recomiendan como un método que produce menor trauma en los...
Liposucción: cuidados antes y después de la intervención

7 5656
Es importante seguir las indicaciones de su cirujano para evitar cualquier contratiempo. Antes de someterse a una liposucción Durante los...

1 2131
El aumento o elevación de los glúteos se está convirtiendo en una de las intervenciones de Cirugía Estética más demandas, puede...

2 COMENTARIOS

  1. Hola buenas tardes:
    Hola doctor soy una chica marroquí de nacionalidad española, esque yo nunca he tenido relaciones sexuales, pero me masturbo por el clitores ,y consigo placer ,pero tengo que esterar las piernas ,como me cuesta un poco,pero he descubierto que no tengo hemen ,y mi han dicho que todas la mujeres lo tienen,y otro problema esque meto el dedo por la vagina pero no siento nada esque es molisto y es como tocar una pechuga de pollo,y tengo miedo que me puede haberme pasado algo cuando era pequiña,algún tipo de hablacion,porque tengo una cecatrise en el borde de los labios superiores ,tengo miedo también haber se me han quitado algo de la vagina,y si es posible?.?también he escuchado rumores que la concha no es mía si no es un transplante de otra persona muerta,pero yo la veo normal y se lo fuera de verdad puedo tener placer en el clítoris ,y porque en la vagina no ,son muchas dudas ,he preguntado a mis padres y mi han dicho que nunca fue operada de ninguna manera,y si mis padres no saben nada puedo ser víctima de alguna estafa familiar?..?porfavor doctor ayúdame
    He he estado en ginecología una ves y tengo los ovarios y el útero normales y me viene la regla normal.
    Muchas gracias

    • Hola Ghasamira. Antes de nada, lamento tu problema, espero poder ayudarte con nuestros consejos. En primer lugar, con respecto a lo que dices de no tener himen, lo normal es que todas las mujeres nazcan con él salvo en casos de malformaciones. Sin embargo, puede pasar que siendo niña hayas realizado alguna actividad que pueda haber roto ese himen, como gimnasia rítmica o montar a caballo. No es grave que ya no lo tengas… Lo que sí es raro es lo de la cicatriz que tienes encima de los labios superiores. Para cerciorarte de no haber sufrido una ablación parcial o alguna otra intervención, yo te recomendaría que visites otra vez a un ginecólogo para que te haga pruebas y te pueda dar más información. Así también te diría algo en relación con tu falta de placer vaginal. Por último te aconsejo que no te preocupes en exceso por este problema, ya que a veces eso genera una ansiedad que repercute en el mismo problema. Por ejemplo, puede hacer que te sientas más incomoda a la hora de tener relaciones sexuales o masturbarte, hasta el punto de que te cueste concentrarte o disfrutar de ello. Un saludo.

Responder