por -
0 1246

Septiembre es sinónimo de vuelta al trabajo. Muchas personas al llegar el fin de las vacaciones experimentan desdicha, desánimo y pereza al volver a las tareas cotidianas, una sensación que los expertos llaman síndrome post-vacacional.

La vuelta al trabajo

Volver al trabajo y a la rutina diaria después de las vacaciones siempre produce pereza y algo de tristeza, la mente sigue pensando en esos momentos de relax mientras el cuerpo se activa para volver al trabajo. La pereza, el insomnio, el desánimo o la sensación de tristeza son algunos de los síntomas de lo que los expertos llaman síndrome post-vacacional. Si no quieres que tu vuelta a la oficina se convierta en un gran sacrificio sigue estos consejos.

Consejos contra el síndrome post-vacacional

Supera de forma rápida y agradable la vuelta al trabajo, una oportunidad ideal para adquirir hábitos olvidados durante las vacaciones.

· No vuelvas el día antes: programar el regreso de las vacaciones con tiempo nos permitirá adaptarnos de forma paulatina al día a día. “Evita volver el día antes de empezar a trabajar”, así “podrás organizar las maletas, la ropa, pasear por la ciudad y descansar del viaje” antes de volver al frenético ritmo de vida diario.
· Piensa en positivo: uno de los peores enemigos tras volver de las vacaciones es nuestra mente. Pensar continuamente lo bien que estabas hace unas horas o lo duro que será volver al trabajo no hacen sino aumentar la ansiedad y la pereza de nuestra vuelta. “Es necesario aceptar la realidad y pensar que ya hemos tenido nuestro tiempo para descansar y disfrutar con la familia y los amigos”. Recobra el placer por el trabajo bien hecho, el trato con los compañeros, los momentos de diversión y la satisfacción de terminar cada jornada laboral con unos objetivos cumplidos.
· Organiza tu trabajo: es normal que a la vuelta tengas innumerables cosas por hacer, lo importante es no agobiarte. No puedes pretender llegar al trabajo y resolverlo todo en un día. “Organiza las tareas por grupos y abórdalas de manera gradual”. Si logras estructurar de forma correcta tus responsabilidades sentirás un “control sobre las cosas pendientes” y evitarás que la carga de trabajo te agobie.
· Duerme bien y descansa regularmente: durante el período vacacional nuestras horas de descanso y nuestro horario varían constantemente. Carlos Bernardos explica que “en vacaciones nos acostamos más tarde y nos levantamos cuando nuestro cuerpo nos lo pide, podemos echarnos una siesta a media tarde, no tenemos que madrugar y tu cuerpo está descansado”, sin embargo, a la vuelta es importante “respetar nuestras horas de sueño y volver a nuestro horario normal de forma paulatina”. No sólo debemos tener en cuenta el descanso a la hora de irnos a la cama, durante el día haz descansos regulares. “Intentar dejarlo todo listo el primer día solo servirá para agotarnos desde el primer momento”. Es recomendable levantarse cada hora y media para estirar las piernas y descansar la vista, beber algo de líquido, dar un paseo y sobre todo, no caer en la tentación de pensar que estás perdiendo el tiempo.
· Aprovecha el buen tiempo de septiembre: aunque nuestras vacaciones hayan llegado a su fin en septiembre aún podemos disfrutar del buen tiempo y de innumerables actividades al aire libre. Aprovecha y queda con tus amigos en una terraza o en una cafetería para contaros las vacaciones, practica ejercicio o dedica un tiempo para ti.

· Practica deporte e hidrátate: igual que hemos dicho con el trabajo si vuelves al gimnasio no intentes hacerlo todo el primer día. “Si has tenido unas vacaciones sedentarias o no practicas deporte regularmente, empieza poco a poco para evitar lesiones”. Lo mejor para empezar a disfrutar de la práctica deportiva es “empezar con un entrenamiento ligero y sobre todo con una orientación aeróbica”. Recuerda que con el deporte generas endorfinas, las hormonas que nos ayudan a ser más felices.
Además no te olvides de beber agua durante el esfuerzo para contrarrestar la pérdida de agua y sales minerales. Ten en cuenta que “si has ganado peso durante tus vacaciones, no entrenes abrigado o con prendas para sudar”, esto no contribuye a perder peso pero sí a una pérdida de líquidos y sales minerales que luego deberás reponer.
· Cuida tu alimentación e hidrátate: nuestra alimentación es uno de los aspectos que más debemos cuidar. “Plantea una dieta sana y equilibrada a base de verduras, legumbres, pescado y fruta”. Recomendamos “comer cinco veces al día e ingerir alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3,” que refuerzan el humor.

Ya no tienes excusas para decir que tienes síndrome post-vacacional. Con estos consejos lograrás volver a la rutina de una forma agradable. Recuerda los tres pilares de la fórmula naranja de GO fit para sentirte bien: entrena bien + come saludable + descansa suficiente.

Por Carlos Bernardos, entrenador personal en GO fit.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 1576
La vuelta al trabajo o al colegio no es sencilla. En muchos casos el retorno no sólo produce molestias psíquicas sino...

NINGÚN COMENTARIO

Responder