por -
0 2408

El verano ya ha llegado y, con él, el culto a las dietas milagro, la búsqueda del secreto de belleza legendario, el deseo de estar divinos y divinas o, lo que es lo mismo, el inicio de la operación bikini.

La operación bikini tiene ciertas similitudes con el examen de selectividad, no sólo porque se realizan en la misma época del año ni por los nervios y la ansiedad que generan; sobre todo por la forma en que se preparan y afrontan: siempre en la víspera.

De la misma forma que estudiar en la víspera puede ser contraproducente porque los conocimientos se amontonan unos encima de otros ocasionando una confusión o caos en la cabeza de quien estudia, nuestro cuerpo no puede asimilar pasar de estar todo el año sobrealimentado a someterse a una dieta estricta, pasar del sedentarismo del sofá a las sesiones de tortura del gimasio.

El examen de selectividad es realmente un examen injusto, puesto que se pretende evaluar al alumno por lo bien o mal que lo ha hecho durante los pocos días que dura esta prueba, sin tener en cuenta todo el proceso. Por eso la operación bikini también es injusta para nuestro cuerpo, porque una cosa es exigirle algo más de esfuerzo durante esta época, y otra bien distinta es pretender hacer en 15 días lo que se tenía que haber hecho durante el año.

Como ocurre la mayoría de las veces, lo que rápido se consigue rápido se pierde. Esto no supone ningún problema para los que realizan el examen de selectividad, puesto que lo importante es hacerlo bien durante unos pocos días. Así, hay muchos alumnos que el día señalado vomitan en el examen los conocimientos recientemente acumulados y a los pocos días prácticamente se les ha olvidado todo. Nuestro cuerpo no sale tan bien parado de esta consecuencia, puesto que podemos acabar peor de lo que estábamos en el inicio de la operación bikini, es el temido efecto rebote, con un cuerpo y una salud dañados por hacer mal las cosas.

Así pues, la mejor forma de preparar la operación bikini es cuidando nuestro cuerpo durante todo el año, aunque pongamos un poco más de empeño de cara al verano. No tenemos que olvidar que nuestro cuerpo nos va a acompañar durante toda la vida, y, por tanto, nos va a evaluar poniendo nota a nuestra salud; pero, a diferencia del examen de selectividad, nuestro cuerpo nos va a realizar una evaluación continua y global, es decir, de cómo lo hemos tratado a lo largo de toda la vida, no sólo cuando se acerca el verano.

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Universitat de València), Maestro especialista en Educación Física (Universitat de València), y Máster en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español y la Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del Ilustre Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Comunidad Valenciana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 2033
La sociedad actual ocupa gran parte de su tiempo delante de una pantalla, ordenador, televisión. Es importante volver a practicar un...

0 2869
Ya lo dijo Hipócrates: "Somos lo que comemos". Por tanto, si no seguimos unas mínimas directrices de alimentación, podemos sabotear nuestro plan...

0 2819
El yoga es uno de los ejercicios más populares, tanto en hombres como en mujeres, ya que sus efectos beneficiosos sobre el...

NINGÚN COMENTARIO

Responder