por -
2 5033

Una dieta que evite posibles intolerancias alimentarias es básica para el tratamiento de este transtorno metabólico, que aunque no entraña mayor peligro, sí que puede ser síntoma de alguna otra patología.

La estadística es abrumadora: más de la mitad de las mujeres mayores de 30 años está afectada por la retención de líquidos. Este trastorno metabólico se caracteriza por la acumulación de agua o de otras sustancias en el organismo, producida por u n desequilibrio en el nivel de líquidos cuando los vasos sanguíneos viertes demasiados líquidos en los tejidos, o bien cuando hay imposibilidad para eliminarlos.

Causas y síntomas
Los factores que pueden causar la retención de líquidos son diversos: trastornos hormonales, insuficiencia venosa; disfunciones hepáticas; problemas cardiacos; problemas en el sistemas renal… y también las intolerancias alimentarisd y la poca ingesta de líquidos.

En cuanto a sus síntomas, los más comunes, según afirma la doctora Mercedes Moreno (del Laboratorio Dr. Moreno Roldán e Hijos), son “la hinchazón de los dedos de las manos, los tobillos, los pies y las piernas, así como la marcas blancas que aparecen en la piel al presionarla suavemente“.

El tratamiento: dietas a medida
La retención de líquidos influye de forma negativa sobre las dietas, ya que el paciente puede estar haciendo un esfuerzo para perder peso siguiendo estrictamente una dieta y no ver resultados, porque en función de la cantidad de líquidos retenidos puede que no consiga reducir peso y volumen.

Por eso la doctora Moreno recomienda las dietas a medida que eviten las intolerancias alimentarias. “Ante un problema de retención de líquidos lo primero que hay que hacer es descartar que no haya una patología causante de la retención. Lo siguiente es diseñar un mapa alimentario, analizando con el Test Alcat la analítica sanguínea que mide los alimentos que el paciente no tolera, para así poder diseñar una dieta a su medida que favorezca la aliminación de líquidos y la pérdida de volumen”, apunta.

Consejos prácticos

· Beber gran cantidad de líquido (de 1,5 a 2 litros por día).
· Disminuir la ingesta de sal en las comidas.
· Evitar el estrés.
· Variar la alimentación para no adquirir intolerancias que puedan provocar retenciones.

Los alimentos que favorecen la eliminación de líquidos son:

· Verduras: alcachofa, berenjena, coliflor, ajo, cebolla y apio.
· Infusiones: el té, especialmente el té verde.
· Frutas: uva, pera, níspero, melón, sandía, melocotón y manzana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 7886
Para acabar con un problema de obesidad no es suficiente sólo con bajar de peso. En la mayoría de los casos...

0 2458
Existen diversas alteraciones respiratorias como el asma, la rinitis y la sinusitis, que pueden tener su origen en la alimentación, ya...

3 3343
Descubre como afecta la ansiedad, algo sumamente común en la sociedad actual, a nuestra dieta y a nuestro día a día.

2 COMENTARIOS

  1. Furosemide es un diurético del asa (pastilla para excreción de orina) que impide que tu cuerpo absorba demasiada sal, dejando mas bien que la sal pase con la orina.. Furosemide se usa en el tratamiento de la retención de líquidos acuoso (edema) en las personas con fallo cardíaco congestivo, enfermedad del hígado, o problemas del riñón como el síndrome nefrótico. Esta medicina también se usa para el tratamiento de la presión arterial elevada (hipertensión).

Responder