por -
2 11998

El acné es una dolencia cutánea que genera en la persona que lo sufre numerosos complejos y dificultades para relacionarse con los demás.

Según señalan los expertos entre el 18 y el 44% de las personas con acné sufren depresión y más de la mitad presenta cuadros de ansiedad.

Aunque el acné se trata de una enfermedad cutánea difícil de estimar, se puede decir que en España entre un 2,5 y un 3,5 millones de habitantes presentan algún grado de esta lesión. Se trata por lo tanto de un problema bastante común que afecta en mayor medida a los adolescentes, aunque tampoco es infrecuente en niños y adultos. Así mismo se manifiesta principalmente en personas de raza caucásica más que en aquellas de raza negra u oriental. Su pico de incidencia es a los 14 años en las mujeres y a los 16 años en los hombres. En muchos casos este tipo de lesiones aíslan al individuo, el cual presenta problemas de depresión y ansiedad así como dificultades para relacionarse con su entorno.

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad cutánea del folículo pilosebáceo que provoca que las glándulas sebáceas generen más secreción de la que en un principio la piel es capaz de eliminar.

Estos cúmulos grasos dan lugar a tapones –comedones –que cuando se oscurecen se convierten en espinillas. A su vez, al romperse el tapón la zona puede entrar en contacto con bacterias e infectarse formándose nódulos llamados pústulas. Si estas áreas infectadas se extienden a lo largo del interior de la piel más profunda agrandándose hasta llegar a ser dolorosas al tacto reciben el nombre de quistes. El quiste inflamado se nota debajo de la piel y suele dejar antiestéticas cicatrices.

El acné por lo tanto surge como una excesiva producción de grasa que permanece bloqueada sin encontrar el camino normal hacia la superficie cutánea. Esta lesión de la piel afecta al 80% de la población en algún momento de su vida.

Causas del acné

Las causas que provocan el acné son numerosas existiendo factores que de alguna forma pueden propiciar dicha alteración en la piel como son los cambios hormonales, alteraciones endocrinas, climas extremos, y el uso de ciertos medicamentos- cortisona, testosterona, estrógenos. El acné no es contagioso y puede persistir hasta los 30 o 40 años.

Algunos casos de acné son producidos por una etiopatogenia que resulta cuando los andrógenos estimulan la producción de sebo que a su vez genera la proliferación de un germen que forma parte de la flora normal de la piel.

Esta bacteria recibe el nombre de Propionibacterium Acnés y es la responsable del desdoblamiento del sebo en glicerol y ácidos grasos los cuales engrosan y taponan la cara produciendo numerosos comedones y pápulas.

Complicaciones del acné

· Cicatrices faciales.
· Queloides.
· Cambios en la pigmentación de la piel.
· Falta de autoestima.

Tratamiento del acné

El tratamiento debe de tener como fin ayudar a sanar las lesiones ocasionadas por esta enfermedad cutánea y en gran medida prevenir la formación de otras nuevas.

Actualmente existen en el mercado gran cantidad de medicamentos locales/tópicos que secan la piel y promueven el crecimiento de la piel regenerada. Estos productos suelen contener peróxido benzoico, sulfuro, resorcinol, ácido retinoico (retin –A) o ácido salicílico.

Cuando el acné viene acompañado de infección es necesario que el médico prescriba antibióticos como la clindamicina y la eritromicina con el fin de controlarla y para que ésta no se extienda.

Las exposiciones al sol pueden parecer que en un principio mejoran el problema pero en muchos casos sólo generan un efecto “rebote” que lo único que consigue es empeorar las lesiones y dificultar su curación.

Tratamientos con Retinol para el acné

En la actualidad hay gran cantidad de productos que se venden en el mercado y que contienen Retinol, es decir vitamina A en concentraciones suficientes para ayudar a combatir el acné. Estas concentraciones de Retinol variaran en función de la gravedad del acné. Hay que tener en cuenta que muchas cremas anti-envejecimiento contienen esta sustancia pero no en cantidades suficientes para combatir el acné. En estos casos se requiere una concentración bastante elevada de este producto para que se produzca una exfoliación lo suficiente profunda de la piel.

Hay que tener en cuenta que durante la utilización de cremas con Retinol se debe de evitar la exposición al sol y usar cremas de protección solar elevadas.

Láser contra el acné

Algunos estudios clínicos afirman que el láser ha mejorado considerablemente el acné a un 60% de personas tratadas con este método. Sin embargo al tratarse de una técnica relativamente reciente se desconocen sus efectos a medio y largo plazo. En cualquier caso se trata de un tratamiento sencillo y seguro y un método que no provoca ningún efecto secundario.

Tratamiento del acné con gel

El uso de geles contra el acné se considera uno de los tratamientos más comunes para este tipo de problemas cutáneos. En la actualidad existen diferentes tipos de geles que se aplican sobre la zona afectada y que contienen una serie de componentes específicos como el peróxido de benzoilo o el ácido salicílico. El peróxido de benzoilo es una sustancia que evita la proliferación de bacterias y previene contra la acumulación de grasas por medio de una descamación ligera de la piel.

En cualquier caso la mayoría de geles para combatir el acné tiene efectos astringentes (eliminar grasa), desinfectantes (evitar bacterias), y cicatrizantes (renovación de la piel).

Prevención del acné

Es conveniente adquirir estos hábitos para prevenir la aparición de acné:

· Lavar convenientemente la cara con un jabón específico para piel grasa o de tipo neutro. Esta rutina se realiza tanto por la mañana como por la noche.
· Desmaquillarse siempre antes de acostarse.
· Evitar manipular los granos pues sólo se conseguirá extender la infección y agravar el problema.
· Lavarse la cara después de hacer ejercicio para así evitar la acumulación de toxinas y sudor en la piel.
· Cambiar con frecuencia toallas y fundas de almohada pues éstas están en contacto con el rostro.
· Retirar el pelo de la cara con el fin de que este no se introduzca en los poros y de lugar a infecciones y granos. Se debe evitar el uso de flequillo.

En relación al uso de productos faciales, se recomienda evitar productos cosméticos grasos. Utilizar siempre maquillajes no comedogénicos es decir que no obstruyan el poro favoreciendo la formación de espinillas y granos.

Con respecto a la alimentación, no debe abusar de alimentos grasos que puedan favorecer la aparición de acné. Es recomendable además beber al menos un litro y medio de agua diarios, pues favorece la eliminación de toxinas y mantiene la piel hidratada.

El acné. Tratamientos para eliminarlo
  • 4.42 / 5 5
12 votos, 4.42 valoración media (88% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 565
Es la enfermedad más común de la piel que existe en el mundo y afecta al 85% de los adolescentes, en...

0 731
El tratamiento del acné supone actuar en las distintas fases del proceso. El tratamiento del acné supone actuar en las distintas...

0 405
El lasér constituye una posible terapia coadyuvante para acelerar el tratamiento convencional. El láser no es la terapia de elección...

2 COMENTARIOS

Responder