En algunos casos y para los tratamientos dentales de determinados pacientes se hace necesaria la utilización de factores de crecimiento. Esta novedosa técnica aumenta sin duda las expectativas y mejora los resultados.

Problemas tras una extracción dental

Aunque en la actualidad el fin principal de los dentistas es preventivo, es decir, el de evitar cualquier extracción dentaria y conservar las piezas propias, existen casos en que por motivos de enfermedad se tiene que sustituir piezas. Aunque por lo general la permanencia de los dientes en sus alvéolos ayuda a la propia conservación del hueso que envuelve a las raíces de los dientes, existen algunos casos en que la persistencia de una enfermedad periodental puede hacer que la permanencia de los dientes altere la salud bucal y se hagan necesarias extracciones dentales. En cualquier caso y sea cual sea el motivo, siempre que existe una extracción dental se produce de forma inexorable una pérdida del hueso que rodea al diente. Tras una post extracción se produce un hueco y el espacio en el que se encontraba el diente no es sustituido.

Los factores de crecimiento y el volumen óseo

Los factores de crecimiento se utilizan precisamente para dar respuesta a tratamientos en los cuales se ha producido una pérdida de masa ósea. Dicha pérdida de hueso produce complicaciones añadidas a algunos tratamientos dentales, como el de los implantes dentales, al no existir un soporte donde colocarlos. Así en muchos casos los dientes perdidos no son sustituidos por otros y como consecuencia el hueso pierde su función y parte de su masa ósea.

Antes de la aplicación de los factores de crecimiento se utilizaba en la mayoría de los casos la técnica de obtención de injertos. Los injertos en bloque se consiguen mediante la obtención de hueso de una zona de un donante (mentón, cadera, incluso cráneo), que será colocado en la zona donde se produce la pérdida de hueso maxilar.

El plasma rico en factores de crecimiento y regeneración ósea

En la actualidad los factores de crecimiento contribuyen a crear un soporte óseo suficiente en los lugares que se necesita y allí donde el hueso falta. El plasma rico en factores de crecimiento beneficia y acelera la regeneración ósea necesaria para la colocación de implantes dentales. El concentrado se obtiene a partir de la sangre del propio paciente y sirve para estimular las zonas que necesitan hueso y provocar su regeneración tanto en cantidad como en calidad. Además, al ser obtenidos de la propia sangre del paciente no hay peligro de que provoquen reacciones alérgicas o algún tipo de rechazo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Queloide, la cicatrización excesiva

2 33971
La cicatrización queloide se produce cuando la piel genera una serie de sustancias con el llamado "factor de crecimiento" en exceso....
Propiedades de la ozonoterapia y sus beneficios para la salud

0 11363
La ozonoterapia es un tratamiento que aprovecha las ventajas del ozono para mejorar tu estado de salud. Ayuda a cicatrizar, es una...
Técnicas novedosas para rejuvenecer

0 8169
La cara vuelve a crear curvas armoniosas y el rostro recobra dulzura. Se relaja la frente, la nariz parece más pequeña, los...

NINGÚN COMENTARIO

Responder