Cuando se trata de vida social, profesional o amorosa la apariencia y la imagen que uno trasmite juegan un papel esencial en cuanto a la manera de dirigirse a otra persona. Así pues, la imagen afirma la personalidad de cada uno de cara al exterior.

Ésta es cada vez más necesaria en el mundo actual para conseguir todo tipo de logros tanto profesionales como personales. La imagen por lo tanto debe ser una baza nunca un hándicap.

Tarjeta de visita

En el ámbito profesional, una entrevista de trabajo se juega en los primeros instantes antes que la primera palabra haya sido pronunciada. Por lo tanto es de gran importancia la impresión global que el entrevistador obtiene de la persona entrevistada y que se realiza a partir de una primera percepción visual. Por este motivo y para paliar esta dificultad y causar la mejor impresión algunas personas deciden ser aconsejadas.

La apariencia física

En efecto, ya sea en el ámbito profesional, amistoso o amoroso, la apariencia física proyecta una imagen siempre antes que lo hacen las competencias y cualidades humanas. Debido a esto es importante conocer que:

· Hay que saber que la primera impresión está basada en nuestra apariencia física.
· Según las estadísticas, es en los 70 primeros segundos que sigue a un encuentro, que se juzga a la persona.
· La imagen puede ser una baza pero nunca debería ser un hándicap.

¿Qué es el relooking?

En una sociedad donde las relaciones están profundamente ligadas al físico, es muy importante sentirse bien dentro de la piel de cada uno. Se puede decir que numerosos problemas tanto profesionales como sentimentales surgen ligados a una falta de confianza en uno mismo que trae como consecuencia un gran deseo de cambio.

La tendencia de Relooking surge en los Estados Unidos en los años sesenta como “guía y asesoramiento de imagen personal” y está teniendo en la actualidad gran acogida en Francia. A través de este sistema se encuentra el estilo que conviene a cada persona mediante estudios tanto de la morfología del individuo como de su personalidad. Esta técnica innovadora ha mejorado a muchas mujeres y hombres que han visto en ella una forma de controlar su imagen para conseguir sus logros. El relooking es un cambio progresivo en la apariencia de la persona teniendo en cuenta su personalidad y valorando de una manera óptima su imagen personal.

Objetivos

El objetivo no es transformar a la persona, sino desarrollar su potencial para que esta persona sepa sacar todo el partido de sí misma y ser de alguna manera más atractiva a los demás. Es importante precisar que el relooking no es una transformación total. No es cuestión de disfrazar o anular la personalidad del cliente, pero si por el contrario de sacar partido de pequeños detalles que pueden mejorar la imagen aunque a veces ni la propia persona sea consciente de ello. En suma una técnica para aprovechar y resaltar las cualidades ocultando de alguna manera los defectos.

Durante este proceso los especialistas buscarán los colores que favorezcan a cada cliente, los maquillajes que hagan destacar sus rasgos y el estilo de ropa o el tipo de peinado que la persona debe llevar en cada ocasión para sacar el mayor partido de sí misma.

Relooking para todos

El relooking va dirigido a todas aquellas personas que por diferentes motivos quieran encontrar una imagen más acorde a sí mismos ya sean éstos mujeres, hombres, parejas, futuros esposos, jóvenes o trabajadores que ostenten puestos de responsabilidad en diferentes sectores, etc.

El proceso se encuentra rodeado de personal especializado- maquilladoras, peluqueros, entrenadores personales, consejeros de imagen- que adecuaran los deseos de la clientela, reestructurando y trasformando su imagen hacia un estilo más favorecedor y personal.

En la mayoría de los casos estas nuevas tendencias suelen estar dirigidas a diferente tipo de clientela:

· Personas que tras haber terminado sus estudios deciden empezar a buscar su primer empleo.
· Aquellas que han sufrido una ruptura sentimental y quieren iniciar una nueva vida.
· Todas las mujeres que después de haber criado a sus hijos quieren descubrir una nueva feminidad.
· Al finalizar un régimen, el momento ideal para renovar vestuario y probar nuevos estilos.
· Cuando se quiere reactivar una profesión y dinamizar la carrera profesional.
· En el momento en el que se intenta encontrar el amor.

Y sin duda por el simple hecho de sentirse más atractivo, subir la autoestima y buscar un estilo más moderno y acorde con los tiempos.

Una forma de comunicarnos: la imagen

Nuestra imagen es el reflejo de nuestra personalidad, una forma de expresión que nunca debe ser una copia de las revistas de moda. Desde un primer momento las agencias de relooking intentan ir más allá y conocer el estilo, los gestos y los complejos del cliente con el fin de sacarle su mejor partido.

Las diferentes etapas de la transformación

El proceso de relooking no es un proceso simple ya que hay que evaluar de forma global diferentes aspectos del físico y de la personalidad del cliente:

Consulta morfo-sicológica. Los colores nos transmiten emociones y sensaciones. En este tipo de consulta se evalúa el carácter de la persona de tal forma que la imagen que transmita se corresponda con su propia personalidad y su propia manera de entender su aspecto. Más allá que seguir tendencias consiste en comunicar a través de la imagen y crear un estilo propio y personal.

Colorimetría. El relooking determina los colores mejor adaptados a la armonía natural del cliente, aquellos que guarden una relación con el colorido de sus ojos, piel y pelo. Los colores que nos convienen no son los que están de moda, sino los que nos revalorizan, los que iluminan nuestro rostro y nos hacen parecer más jóvenes. Hay que elegir aquellos que mejor se adapten a nuestro tono de piel y que estén en acorde con el color de los ojos y el pelo. Usando el sistema de la colorimetría se puede simplificar parte de las compras del cliente consiguiendo los mejores resultados. Podremos por lo tanto simplificar el proceso de compra yendo directamente a las prendas que mejor nos sientan a la vez que se economiza en el proceso. Los especialistas lograrán que las prendas que vestimos guarden una armonía entre ellas abriendo nuestro armario a nuevos colores y tendencias, a la vez que nos ayudaran a mantener un equilibrio entre las prendas y el propio maquillaje.

Visagismo. Cada persona es diferente. No tenemos la misma forma de cara, ni el mismo tono de piel. El visagismo consiste en la realización de correcciones en el rostro mediante el maquillaje y un buen estilo de peinado. Por medio del visagismo se enseña el arte de valorizar y maquillar el rostro según su morfología facial, que debe estar acorde con el color de la piel y los ojos .El color y el corte del cabello tienen que casar con la personalidad y resaltar la forma del rostro.

Estudio de la morfología del cuerpo. Los especialistas y estilistas realizan un estudio pormenorizado de la morfología del cuerpo para así identificar que ropa sienta mejor a los clientes y mejorar y realzar su silueta ocultando los posibles defectos. Los consejeros de imagen indican trucos para sacar el mayor partido de uno mismo, así como las astucias y complementos a utilizar en las diferentes ocasiones.

Personal shopping. El cliente tendrá jornadas de Shopping con los profesionales, que tras haber definido su estilo a través de un test de personalidad acompañaran y aconsejarán sobre los tejidos y la gama de ropa que le irá mejor. De esta forma se evitaran las compras convulsivas y se enseñará al cliente a comprar consiguiendo un fondo de armario práctico y adecuado para las diferentes circunstancias de la vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 3913
Es muy importante maquillar las cejas, pues de lo contrario nuestro maquillaje quedaría sin acabar. Las cejas son el detalle que enmarca...

0 4366
Parece que el khôl vuelve a estar de moda, así que os hablamos de su historia, y os ofrecemos algunos trucos y...

0 1898
María Soláns, maquilladora de celebrities y directora de la Escuela y Agencia de Maquillaje Mery Make Up, desvela los trucos para maquillar...

NINGÚN COMENTARIO

Responder