Requiere un abordaje integral de toda la parte afectada que trate en conjunto la recuperación funcional y estética.

· El proceso de reconstrucción se completa en dos años.
· Los accidentes de tráfico y de bicicleta son la principal causa de desfiguración del rostro.
· Las últimas tendencias quirúrgicas aspiran a devolver al paciente su imagen anterior al accidente.

“Llega gente que parece salida de un cuadro de Picasso”. De un modo tan gráfico se expresa César Colmenero, cirujano maxilofacial y otorrino y uno de los expertos más relevantes en la integración de la implantología en el tratamiento de las secuelas de traumatismos faciales. Subraya el experto que “en no pocas ocasiones, las secuelas físicas y estéticas de un traumatismo facial -en su inmensa mayoría fruto de accidentes de tráfico- convergen. Desde este punto de vista”, matiza el especialista, “el tratamiento de los traumatismos faciales ha de enfocarse desde una perspectiva integral que no se limite a la recuperación funcional, sino también a la reconstrucción de la estética facial”.

“En la actualidad”, subraya César Colmenero, presente en el VII Simposio Internacional de BTI Biotechnology Institute que se celebra estos días en Bilbao, “la cirugía reconstructiva del esqueleto facial requiere de la participación de un equipo multidisciplinario integrado por cirujanos plásticos y ortodoncistas”. Por encima de los adelantos tecnológicos como la planificación tridimensional de la reconstrucción, el especialista mantiene que “el éxito de la reconstrucción requiere que los expertos posean experiencia en técnicas de cirugía esquelética craneomaxilofacial, que comprenden procedimientos orbitarios, del cráneo, y entendimiento profundo de la intrincada anatomía del rostro, ya que sólo con estas bases es posible encontrar vías de acceso seguras sin afectar la integridad de las estructuras”.

Las estrategias indicadas hoy en día para el abordaje de un politraumatismo facial han evolucionado “sobre todo en la forma de pensar de los especialistas. Se trata de reconstruir el rostro de la manera más fidedigna posible; que se asemeje lo máximo posible al que tenía el paciente antes del traumatismo. No hay que olvidar que el paciente guarda en su memoria la imagen de cómo era antes del accidente y desea recuperarla. Incluso a veces se aprovecha la intervención para corregir algún defecto anterior al accidente, lo que eleva el grado de satisfacción del paciente”.

Para alcanzar este objetivo, las últimas tendencias apuntan a “un enfoque integral de la operación; la reconstrucción de la órbita ocular y de la órbita de la nariz ha de integrarse con la reconstrucción maxilar para afrontar con éxito las grandes desfiguraciones que se presentan”.

Puntualiza César Colmenero que “en ocasiones son necesarias 3 ó 4 intervenciones, de 4 ó 5 horas de duración cada una. Los porcentajes de éxito son muy elevados, cercanos al cien por cien, salvo que se haya detectado una pérdida de tejidos insustituibles, lo que dejaría secuelas irreversibles”. Más allá de este contratiempo, “la técnica de la reconstrucción -la osteotomía- afronta la recuperación mediante el corte de los huesos afectados y los injertos pertinentes, en la mayoría de los casos con injertos extraídos de la cabeza”.

No es un proceso sencillo. “Por lo general la recuperación de la persona intervenida, siempre en función del grado de las lesiones que presente, no se completa hasta los dos años, tiempo medio estimado para la configuración definitiva del nuevo rostro. En no pocos casos, los pacientes asumen este tiempo con la esperanza de recuperar una seña de identidad tan característica como el propio rostro”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ellos también se operan, cirugía masculina

0 5340
Alargarse el pene, ensancharlo, incluso hacerse una liposucción en el monte de Venus para que el miembro viril parezca más largo......

0 1669
Para obtener un óptimo resultado la técnica quirúrgica no es suficiente. Es necesario que se alíe a la sensibilidad del cirujano...

0 3250
Pese a la alta calidad de las instituciones sanitarias en general, los pacientes pueden sufrir un error médico o del funcionamiento del...

NINGÚN COMENTARIO

Responder