por -
3 528

El ser humano busca en una vida de estrés y de continuas prisas reequilibrar su salud mental y física. La moxibustión lo consigue. La proximidad del calor permite el fluir de la energía armonizando la circulación energético-sanguinea.

La medicina tradicional china se basa en la teoría de los meridianos, según la cual los diferentes desequilibrios del ser humano se deben a trastornos producidos por factores patógenos externos, por las siete emociones, o por desequilibrios entre las fuerzas yin y yang del cuerpo. Así por ejemplo, deficiencias o excesos en meridianos de estómago y bazo pueden alterar la energía vital y el weiqi- sistema inmunológico- con la consecuente caída del sistema de protección externa. La moxibustión sirve para introducir calor en los meridianos, estimular puntos de acupuntura, combatir el frío o la humedad interna, y para favorecer las condiciones yin y yang de nuestro interior.

¿Qué es la moxibustión?

Es un método terapéutico que usa las propiedades curativas de la planta artemisa y del calor para reequilibrar el estado de salud en general y para trabajar sobre trastornos más específicos como la debilidad de energía, la artrosis, problemas musculares crónicos, o problemas de impotencia sexual, frigidez y bajo deseo sexual. La moxa se obtiene al envejecer la altamisa o artemisa, molerla hasta convertirla en polvo, para posteriormente quemarla o procesarla aún más en escamas que tienen la forma de cigarros.

Esta terapia se puede utilizar directamente, con agujas de acupuntura, y también se puede quemar directamente «sobre» la piel del paciente. La acupuntura y la moxibustión pueden ser utilizadas aisladamente o en asociación. Es una técnica de fácil aplicación pero no por ello resulta una terapia simplista.

La planta de la Altamisa

En América, los pueblos originarios tenían a la altamisa como una planta sagrada, y como una panacea. Los europeos colocaban briznas de altamisa bajo sus almohadas para provocar sueños y la hierba tenía remembranzas con la práctica de magia en los tiempos anglosajones. Sus hojas eran curadas, secadas y trituradas en un mortero. La fibra obtenida de esta planta es de color amarillo y al ser tamizada se separa el vellón de la moxa, de los tallos. Su principio más destacado es su aceite, cuyo olor es agradable y aromático y cuyo gusto es amargo.

Historia de la moxibustión

Uno de los primeros tratados escritos en el que aparece la moxibustión es el “Huangdi nei jing” o libro clásico de la medicina interna escrito entre los años 475 A.C. y el 221 D.C.

Este método terapéutico tiene su origen después de que el fuego entrara en la vida del hombre. Es muy posible que cuando calentaban sus cuerpos descubrieran de manera casual el alivio o desaparición de enfermedades al aplicar calor en determinadas partes del cuerpo. Más adelante se irían buscando diferentes formas de conseguir el mismo efecto térmico. De esta forma y en ese momento se descubre que la planta de la artemisa molida y prensada tenía un alto poder de concentración de calor y de cauterización.

Tipos de moxibustión

Hay diferentes modos de aplicar la moxibustión:

La moxibustión con puros. En este método se usa la planta de artemisa prensada en forma de puro. Se enciende un extremo y se dirige a determinadas zonas del cuerpo dejando un espacio de unos 4cms entre la piel y el puro. Se pueden usar directamente sobre la piel o sobre láminas de jengibre o ajo.

Moxibustión con Reionki. En este método se utilizan los “Reionkis”, que son instrumentos formados por un tubo interior donde va alojada la barra de artemisa y uno exterior que se aplica sobre el cuerpo para introducir el calor a través de la piel.

La moxibustión con conos. Se realiza utilizando la planta de artemisa prensada en forma de pequeños conos que se colocan sobre determinados puntos de acupuntura y se encienden para transmitir el calor de la brasa al cuerpo del paciente.

La moxibustión con agujas templadas. Consiste en insertar una bolita de artemisa sobre un extremo de la aguja de acupuntura y pinchar con el otro extremo sobre el punto a tratar. Al encender la artemisa el calor se transmite al cuerpo a través de la aguja.

Dónde y cómo se aplica la moxibustión

Para realizar la moxibustión, lo ideal es ponerse tumbado en la cama o en un sofá. Esta técnica se aplica en la parte anterior del cuerpo sobre tres puntos de un canal muy importante llamado “Rem Jaique”,” el cual nace en el perineo y asciende hasta la cabeza y llega hasta el labio inferior. Los puntos a “moxar” están juntos desde el ombligo hacia abajo en una distancia de uno, dos y tres dedos (contados en la línea central desde el ombligo hacia abajo). Así, el puro se coloca a tres o cuatro centímetros de altura de esos puntos, hasta que la piel empiece a enrojecerse; esta será la señal que indica que se ha calentado bien la zona (no debemos quemar nunca la piel).

En la espalda apoyar nuestras manos en las caderas con los pulgares puestos hacia la zona lumbar, los dos puntos donde caen los pulgares a ambos lados de la columna -aproximadamente a dos dedos del pico de la vertebra 2ª lumbar- son los puntos a “moxar” en la espalda. Dichos puntos son muy importantes ya que dan energía al riñón, órgano fundamental donde- según esta medicina- reside la energía vital más importante del ser humano.

Encontrar el equilibrio: la moxibustión
  • 0.00 / 5 5
0 votos, 0.00 valoración media (0% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 220
La auriculomedicina es una técnica de diagnóstico. Considerada una de las medicinas paralelas, intenta entender al hombre de forma total, al...

0 285
El diagnostico Bo Shin confirma que los rasgos físicos vienen a ser el espejo de nosotros mismos y de nuestra alma....

0 1110
Observar nuestra lengua es una manera de conocer nuestra salud. Durante siglos los médicos orientales determinaban la salud de una persona...

3 COMENTARIOS

    • Hola Catalina,

      Lo siento pero no hacemos cursos de moxibustión, ni de ninguna otra cosa. Somos una revista especializada en tratar temas de estética, por lo que sólo damos la informacion acerca de los diferentes tratamientos. Lo siento!

Responder