La medicina anti-aging o los programas del control científico del envejecimiento abogan por un control exhaustivo de los factores externos que contribuyen a atenuar los estragos del paso del tiempo.

Ralentizar y atenuar las consecuencias del envejecimiento, un proceso natural inevitable, es el objetivo prioritario de la Medicina Anti-Aging o lo que es igual los Programas de Control Científico del Envejecimiento. En el marco del congreso Fibell 2008 que se celebra en el Palacio Euskladuna de Bilbao, el director médico de Sotogrande Health Experience, Manuel J. Castillo Garzón, recuerda cómo “llama la atención que unas personas envejecen muy rápido -y aparentan tener más edad de la que tienen-, mientras que en otras parece que no pasa el tiempo por ellas y aparentan menos edad. Estas personas se encuentran bien física y mentalmente, se conservan mejor tanto de aspecto externo como en su funcionamiento interno”.

La sabiduría popular atribuye este don a los genes, pero lo cierto es que sólo representan el 25% de la longevidad. El resto se debe a causas externas, lo que más de uno llama “mala vida”: estrés, tabaco, alcohol, contaminación, radiaciones solares, alimentación inadecuada. Los enemigos son múltiples y atacan donde más ‘duele’: la oxidación celular, principal causa del envejecimiento. Para reducir su efecto ha nacido la medicina antienvejecimiento o ‘anti-aging’, a la que se apuntan cada vez más personas como fórmula para mejorar su calidad de vida y anticiparse a la aparición de posibles enfermedades degenerativas, como el Alzheimer o el cáncer.

La ralentización o aceleración del envejecimiento “depende, en parte, de la propia constitución de la persona. Pero, sobre todo, está ligado a una serie de factores externos a la persona. Se trata de factores sobre los que se puede influir, bien en sentido positivo -para envejecer menos- o en sentido negativo -para envejecer más-. Hoy día se han identificado esos factores y se dispone de medios para potenciar los efectos de unos y atenuar los de otros. La medicina antienvejecimiento es ante todo una medicina preventiva que busca retrasar el proceso de envejecimiento biológico

Subraya el experto que “el resultado de estas acciones es un rejuvenecimiento que se siente -lo aprecia el sujeto que se somete a la actividad-y se ve -lo aprecian los demás-”. Este conjunto de medidas se concentran “en los Programas de Medicina Anti-Aging o de Control Científico de Envejecimiento que comienzan con un estudio en profundidad del estado de salud y capacidad funcional lo que permite saber de qué situación se parte”.

“El objetivo es contrarrestar la oxidación celular, en favor de una temprana detección, prevención y corrección de las enfermedades relacionadas con el envejecimiento”, asegura el experto. Para la medicina anti-aging, la clave está en los radicales libres. Está comprobado que un aumento en la producción de estas moléculas acelera el desgaste fisiológico del organismo. Es más, su acción está directamente relacionada con los procesos neurodegenerativos, la isquemia, enfermedades pulmonares, alteraciones hormonales e inmunitarias y cáncer a través de la oxidación del ADN.

Se trata de frenar el deterioro vital con tratamientos encaminados a disminuir la producción de radicales libres, dietas ricas en antioxidantes, programas de control de estrés y, en caso necesario, suplementos de vitaminas y minerales. “Este es el último paso. Primero ha de realizarse un diagnóstico del estado del paciente con objeto de medir la distancia entre su edad cronológica y su edad biológica”. Lo habitual es que los años que marca el DNI no correspondan con los que realmente tiene el organismo en relación con su nivel de desgaste. Personas de edad similar pueden tener grados de deterioro dispares según su estilo de vida.

No existen, por tanto, recetas únicas. De ahí que, “antes de establecer una terapia, los médicos realicen un completo examen con el fin de conocer el daño biológico y fisiológico que han sufrido las células del paciente. Para ello se analizan desde los marcadores de proteínas hasta el riesgo cardiovascular y los niveles hormonales”.

Una vez hecho el análisis preliminar, “a continuación, se identifican los factores del estilo de vida que más pueden influenciar en un sentido o en otro. Con todo ello, se elabora una pauta de actuación que ha demostrado científicamente ser efectiva para mejorar la salud, prevenir la enfermedad, potenciar la capacidad funcional, aumentar el nivel de bienestar y mejorar el aspecto”.

Gracias a esta información, la medicina antiaging permite “adelantarse al futuro y reducir el riesgo de padecer dolencias como la arteriosclerosis o el infarto en función de la predisposición genética del individuo. Si los marcadores de lípidos no se encuentran dentro de lo normal, el paciente es más propenso, por ejemplo, a sufrir en el futuro enfermedades degenerativas de tipo neuronal, como el Alzheimer”.

Explica el especialista que “esta pauta no es una píldora milagro con efectos rápidos y sin esfuerzo sino que requiere constancia, aplicación y, sobre todo, inteligencia”. Así las cosas, el programaimplica “un cambio en la forma de alimentarse con el aporte de suplementos nutricionales adaptados a las características individuales y necesidades y la realización de la actividad física que mejor se adapta a la fisiología individual y que conlleve una mejora específica del estado de forma física”.

Otro factor preponderante en este tratamiento es “la disposición individual a encontrarse mejor física y mentalmente. Hay que adquirir el compromiso personal y familiar de intentar pasarlo bien. No hay nada que tenga un mayor efecto anti-envejecimiento que el pasarlo bien y disfrutar de la vida”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 1599
Dudas frecuentes relativas a biochips antiaging. Seguro que en alguna reunión familiar, o conversación entre amigos, o quizás en alguna una...

0 2741
El envejecimiento es un proceso muy complejo que trae consigo cambios moleculares que se manifiestan a nivel celular, histológico y anatómico, siendo...

0 1957
La medicina antiaging trabaja en la detección precoz para establecer el control y la prevención de las enfermedades asociadas al envejecimiento. Por...

NINGÚN COMENTARIO

Responder