por -
0 1577

La vuelta al trabajo o al colegio no es sencilla. En muchos casos el retorno no sólo produce molestias psíquicas sino también físicas, es lo que se conoce como síndrome postvacacional.

El síndrome postvacacional: un círculo vicioso

El síndrome postvacacional también conocido como depresión postvacacional, es una tipología que, siendo desconocida hace unos años, ha adquirido relativa relevancia en los últimos tiempos. Aunque todavía no ha sido reconocida como enfermedad, el síndrome postvacacional ya es diagnosticado como “resultado de la vida actual” que se desencadena como proceso de adaptación al entrar de nuevo en contacto con situaciones de estrés.

Se trata pues, de volver a organizar una agenda que había sido aplazada y que puede haber sido retrasada durante el periodo vacacional. Se inicia de esta forma un círculo vicioso que puede conducir a manifestaciones violentas y tensiones en las que las relaciones personales pueden verse afectadas.

Síntomas del síndrome postvacacional

La vuelta a la rutina conlleva una serie de problemas psíquicos que desencadenan a su vez problemas físicos que no son más que una respuesta somatizada a la angustia o síndrome postvacacional que se siente al finalizar las vacaciones.

En el aspecto físico los síntomas de la depresión postvacacional pueden ser problemas musculares, malestar general, cansancio, falta de apetito, insomnio o taquicardia; mientras que en el aspecto psíquico las consecuencias del síndrome postvacacional son irritabilidad, tristeza, ansiedad y una irrefrenable sensación de vacío.

El síndrome postvacacional afecta a pequeños y a mayores

Según los datos de los que se dispone, la depresión postvacacional es un problema que afecta paulatinamente a un mayor número de personas.

Según el Grupo de Salud Mental de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) el síndrome postvacacional afecta a un 15% de los adultos y a un 8% de niños de la población española. Además se calcula que este año un 35% de trabajadores con edades comprendidas entre 25 y 40 años sufrirán este tipo de trastorno al volver a sus puestos de trabajo.

Vacaciones fraccionadas

Debido al aumento de pacientes, con el fin de prevenir trastornos tales como el síndrome postvacacional, se recomienda fraccionar las vacaciones. Estos nuevos hábitos vacacionales, cada vez más comunes, prolongan la sensación de vacación y descanso evitando las llamadas “incorporaciones traumáticas” que derivan en la depresión postvacacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 1246
Septiembre es sinónimo de vuelta al trabajo. Muchas personas al llegar el fin de las vacaciones experimentan desdicha, desánimo y pereza...

NINGÚN COMENTARIO

Responder