Dermis, epidermis o hipodermis.

  • Epidermis: En este tipo de inyecciones la aguja casi puede verse por transparencia y la inyección provoca un blanqueamiento cutáneo. Pueden aplicarse en esta localización únicamente productos reabsorbibles como colágeno, ácido hialurónico o plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento).
  • Dermis: La inyección es más difícil. Las inyecciones intradérmicas pueden ser en:
    o Dermis superficial y media: colágeno, ácido hialurónico y ácido poliláctico
    o Dermis profunda: ácido poliláctico y metacrilatos.
  • Hipodermis: Al ser una localización profunda las inyecciones son más fáciles y seguras y el aumento de volumen es más global. Se recomiendan en este nivel las aplicaciones de ácido poliláctico, metacrilato, alquilimida y poliacrilamida.

Es fundamental elegir bien el producto dependiendo de las zonas a tratar. Hay zonas, como el contorno de los ojos, que es preferible no tocar o, de hacerlo, optar solo por materiales reabsobibles que no formen fibrosis. En las arrugas superficiales de toda la cara, especialmente en los labios y comisuras, las infiltraciones se depositan de forma muy superficial. En otros casos, como en las mejillas, pómulos y surco naso-geniano el implante se colocará a mayor profundidad con el objetivo de proyectar uniformemente hacia fuera el tejido.

Para las arrugas finas y superficiales se aconsejan los inyectables reabsorbibles tipo colágeno o ácido hialurónico pues no existirá peligro de alterar la piel sino que, incluso, mejoran su calidad. De todas formas, y en general, es aconsejable huir de las inyecciones superficiales que siempre traen un mayor porcentaje de complicaciones.

Para las arrugas y los surcos profundos pueden ser utilizados productos más duraderos como ácido hialurónico de larga duración o productos irreabsorbibles.

En los labios el tratamiento es algo diferente debido a la excelente circulación sanguínea que poseen y a la extraordinaria movilidad de los mismos. Ambos factores provocan una rapidísima eliminación de cualquier material de relleno reabsorbible. En esta localización se recomiendan productos no reabsorbibles tipo artecoll y siempre a nivel profundo. Ha de tenerse en cuenta que el mecanismo de llenado de este último no es sólo por el volumen que se introduce sino, y principalmente, por la reacción (fibrosis) que provocan. La clave de un buen resultado es no pretender obtener la forma definitiva en una aplicación sino implantarse en varias veces: la primera servirá de prueba para ver el tipo de reacción y la cantidad debe ser mínima; la segunda será de llenado y la tercera de perfeccionamiento. Entre una y otra es conveniente esperar un mes para dar tiempo a que se forme la fibrosis. El principio fundamental debe ser esculpir o modelar los labios y no llenarlos.

Conviene aclarar que debemos ser cautos a la hora de emplear productos no reabsorbibles, ya que a pesar del buen resultado que están dando a corto plazo, son tan “nuevos” en el mercado que apenas podemos asegurar que a 5 o 10 años vista los resultados sean los esperados, o incluso, si pueden producirse complicaciones inesperadas. Solo el tiempo lo dirá!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 4389
No todo está inventado. Un centro de cirugía estética de Nápoles descubre un nuevo sistema para gozar de unos labios más voluminosos...

0 2089
Caviar, carboxiterapia, células madre o el peeling glicólico antimanchas son algunos de los tratamientos combinados para recuperar la salud de la...

0 2877
Los talleres formativos en tratamientos avanzados en Medicina Estética realizados en Málaga y Casçais (Portugal), contaron con el reputado doctor Mauricio...

NINGÚN COMENTARIO

Responder