Un nuevo sistema que ha causado una auténtica revolución en los últimos meses tanto en el sector estético como en el médico. Se llama cavitación y sus resultados son tremendamente efectivos.

Los depósitos grasos

Las estructuras de depósitos grasos son normalmente difíciles de romper y tienden a enquistarse mientras que los folículos adiposos a su vez se almacenan en los cuerpos y se hacen resistentes a todo tipo de dietas y tratamientos tradicionales. Hasta ahora la única alternativa era la liposucción quirúrgica pero en la actualidad se han producido cambios revolucionarios en el sector estético que modifican los métodos a utilizar y uno de los más efectivos es la cavitación médico- estética.

¿Qué es la cavitación?

La cavitación es un sistema basado en el efecto de los ultrasonidos en los líquidos. Esta tecnología genera de forma controlada y repetida micro burbujas entre las estructuras adiposas que implosionan y generan la rotura de las membranas grasas (adipocitos). Como consecuencia de dicho proceso estas grasas se emulsionan y licuan convirtiéndose en una sustancia líquida que se elimina de manera fácil a través de la orina o por medio de la linfa.

¿A quién va dirigida la cavitación?

La cavitación soluciona el problema estético de todas aquellas personas que pierden modestas o importantes cantidades de peso pero que sin embargo no logran eliminar grasas o reducir volumen en determinadas zonas anatómicas que les preocupan.

El tratamiento de cavitación también es adecuado para tratar tejidos en pacientes que quieren someterse a una liposucción o para corregir pequeñas imperfecciones tras este tipo de intervenciones quirúrgicas.

Resultados de la cavitación

Los resultados de la cavitación son excelentes y se observan desde las primeras sesiones en las cuales se constata de manera considerable la reducción del perímetro y la disminución de tejidos grasos. Destacar que la cavitación es una técnica indolora y no invasiva que precisa –según el protocolo americano- de unas 8 a 10 sesiones para poder obtener resultados evidentes. La frecuencia del tratamiento de cavitación es de una sesión cada 4 o 5 días durante 8 a 10 semanas.

Es conveniente antes de empezar con la cavitación realizar una visita al médico para la apertura del historial clínico del paciente. Esta visita irá acompañada de estudios analíticos de sangre y orina, así como de los parámetros corporales de peso y porcentajes de grasa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lipoescultura o lipoaspiración

0 7035
La lipoescultura es una técnica quirúrgica que consiste en extraer grasa de aquellas zonas del cuerpo donde se ha acumulado. La...

0 2453
La presoterapia es un método terapéutico utilizado tanto en medicina estética como en fisioterapia, cuya finalidad no es sólo un objetivo estético,...
Historia de la Liposucción

0 3473
Hasta que apareció la liposucción, el exceso de grasa se trataba extirpándolo junto con la piel dejando, en consecuencia, grandes cicatrices.

1 COMENTARIO

Responder