La lipodilución es una técnica que ya ha hecho furor más allá de nuestras fronteras y que se está introduciendo en nuestro país con resultados sorprendentes.

¿Qué es la lipodilución?

La lipodilución es una técnica de tipo médico que consiste en inyectar una solución fisiológica, fosfatidilcolina, un extracto que se deriva de la lecitina de soja, que tiene como virtud ser capaz de disolver la grasa sólida localizada. Este extracto, al formar parte de la estructura de las membranas celulares de nuestro organismo, no produce ningún tipo de reacción alérgica ya que nuestro cuerpo no lo reconoce como una sustancia extraña.

Usos e indicaciones de la lipodilución

Esta técnica está indicada para casos de adiposidad localizada. Su uso está restringido para pacientes obesos, y puede ser utilizada en personas que tienen un ligero sobrepeso, o están en su peso ideal pero tienen grasa que se deposita en zonas muy concretas. Los resultados son muy satisfactorios cuando se trata de eliminar acumulaciones grasas en la zona de los flancos, abdomen, caderas, parte baja de los glúteos, cintura, y región trocantérica, conocida como “el pantalón de montar”.

¿Cómo se aplica?

La lipodilución se aplica mediante microinyecciones a través de las cuales la sustancia penetra de forma directa en la grasa. Estas inyecciones se realizan con agujas muy finas y en forma de pequeñas cantidades. El líquido se inyecta en profundidad, de manera que llegue directamente al tejido adiposo.

La técnica de la lipodilución no suele ser dolorosa ya que en esta zona no existe apenas enervación aunque en cualquier caso, todo depende del umbral de dolor del propio paciente. Es normal que en los minutos siguientes a su aplicación se produzca una ligera inflamación que persista durante las 48 o 72 horas siguientes, pero se puede realizar una vida completamente normal aunque tras el tratamiento no es aconsejable la exposición al sol. La ingestión de abundante líquido en los días posteriores a la lipodilución ayuda en gran medida a la eliminación de la grasa licuada, y es aconsejable para conseguir un mejor resultado tras el tratamiento.

Diferencias entre la mesoterapia y la lipodilución

La lipodilución y la mesoterapia aunque parezcan en un principio afines no lo son, ya que presentan una serie de diferencias a la hora de ser aplicadas.

  • La lipodilución se aplica en un plano más profundo que la mesoterapia, es decir, directamente donde se encuentra la grasa, y se trata de una aplicación subcutánea.
  • La mesoterapia se realiza a partir de la aplicación de principios activos en la dermis que es la zona media de la piel, y se trata de una infiltración intradérmica.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mesoterapia virtual contra la celulitis

0 4837
La mesoterapia virtual es una técnica por la cual mediante la utilización de diversos sistemas y sin el uso de la aguja,...
Mesoterapia facial y corporal

0 18913
La mesoterapia es un método terapéutico tanto facial como corporal que tiene muchos adeptos en el mundo. Se utiliza para dar juventud...

3 COMENTARIOS

    • Hola Fresia. Estamos en España, pero no hacemos los tratamientos ni cirugías que buscas. Somos una web dedicada a informar de las novedades en el mundo de la belleza y la salud. Un saludo.

Responder