Está en marcha un estudio genético que investiga sobre la etiología y el origen de las varices a las que se les atribuye un componente hereditario.

  • Es necesario distinguir las varices que comprometen a la salud de aquellas otras que sólo suponen un problema estético.
  • El cirujano vascular es el profesional mejor acreditado para el tratamiento de la patología venosa.

Existe una notoria diferencia entre la necesidad de dar solución a un problema que compromete a la salud y el deseo de corregir una deficiencia estética. Ése es el punto de partida desde el cual se analiza el estado actual de las diversas alternativas terapéuticas existentes para el tratamiento de las varices. “En cualquiera de ambos casos” asegura el presidente del Capítulo Español de Flebología (CEF) de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, José Román Escudero, “la decisión terapéutica corresponde a un cirujano vascular. La flebología es una disciplina médico-quirúrgica que estudia, diagnostica y trata las enfermedades de las venas. Cualquier otra disciplina médicaque atienda la patología flebológica debe hacerlo en base a unos criterios clínicos y hemodinámicos que confirmen la necesidad de actuación y no intentar solucionar un problema estético sin la seguridad de que realmente sólo es eso.

Detecta el especialista la necesidad “de no despertar alertas innecesarias en la sociedad. La extrapolación de datos que se hace sobre la prevalencia de las varices en España es incorrecta y falsa. Hay que considerar que no toda vena que se observa a flor de piel es una variz. Es la intención del CEF la puesta en marcha de un estudio sobre la prevalencia de las varices en España que resuelva la laguna de la falta de información”.

El presidente del Capítulo Español de Flebología (CEF) de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular subraya que “la hipertensión venosa es una afección generalmente benigna que debe ser tratada con el fin de evitar sus complicaciones. Aunque su etiología es desconocida––, sí se sabe que tiene un componente hereditario (punto que debe confirmarse con estudios genéticos, algunos ya planteados y en fase de preparación en nuestro país) y que la obesidad, el sedentarismo, el uso de anticonceptivos y la gestación favorecen la aparición de las varices.

José R. Escudero describe el proceso de formación de las varices. La dilatación venosa se acompaña de un fallo o incompetencia de la válvula originándose un reflujo y una hipertensión venosa que en casos severos y mantenidos produce una descompensación tisular cuya última consecuencia es la úlcera venosa.

Desde la consideración de que la investigación por Ecodoppler es el examen de referencia de la hipertensión venosa y el mecanismo que facilita la puesta en marcha de su tratamiento, José R. Escudero advierte que “antes de proceder a un tratamiento quirúrgico hay que tener en cuenta circunstancias tales como que no todas las varices requieren intervención. El dolor que aprecia el paciente, no siempre se debe al problema varicoso, muchas veces es una artrosis, un problema neurítico, muscular… y la vena se culpabiliza de entrada. De ahí la importancia de un buen diagnóstico diferencial.

Comprende el experto que “en el caso de recurrir a la intervención quirúrgica, no siempre hay que extraer por completo la safena interna, ya que en determinados casos sólo está afectado un tramo de la vena. Así, los objetivos primordiales del tratamiento quirúrgico pasan por la exéresis y ligadura de todos los paquetes varicosos, la eliminación del reflujo, la restitución de la estética de la extremidad y la evitación de las complicaciones, especialmente tromboflebitis y úlceras.

A la hora de seleccionar la técnica quirúrgica indicada, José R. Escudero matiza que no hay ninguna técnica ideal; si existiera no habría tantas opciones diferentes. Cada caso debe ser individualizado y tratado en base, principalmente a un correcto estudio hemodinámico y con la opción que el profesional o cirujano vascular decida que es la más correcta en ese caso (fleboextracción, CHIVA, Endoláser, Radiofrecuencia, escleroterapia …). La elección de cualquiera de estos tratamientos debe hacerse en base a la experiencia personal y a la evidencia científica y no en ofrecer al paciente lo más novedoso y lo menos invasivo.

El especialista considera que “se pueden combinar todas estas técnicas con tratamientos farmacológicos en un mismo paciente con buenos resultados” y asegura que “existen una serie de recomendaciones que ayudan a prevenir o retrasar la aparición de las varices. Evitar en lo posible la vida sedentaria, utilizar medias de compresión decreciente y practicar masajes ascendentes, siempre en dirección al corazón, son recomendaciones clásicas”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 1508
El Capítulo Español de Flebología evidencia la existencia de sociedades científicas relacionadas con la medicina y la cirugía estética que no...

0 5868
Profesiones como las de panadero o trabajadores de la fundición, cirugía y enfermería, peluquería, recepcionistas y trabajos asociados a la hostelería...

0 9394
El periodo de gestación es un importante factor de riesgo, tanto en el inicio como en el desarrollo de las varices....

NINGÚN COMENTARIO

Responder