por -
0 1527

Sin duda alguna, éste es uno de los mayores temores de las mujeres a la hora de iniciar un programa de entrenamiento.

Sin duda alguna, éste es uno de los mayores temores de las mujeres a la hora de iniciar un programa de entrenamiento. De hecho, basta con acudir a cualquier gimnasio para comprobar que tanto las actividades cardiovasculares como las clases colectivas gozan de mucha popularidad entre las mujeres, mientras que la zona de peso libre parece destinada únicamente al público masculino. Pero, ¿se trata de un miedo fundamentado? ¿O estamos ante uno de los mayores mitos del mundo del ejercicio físico?

Yo apuesto por lo segundo y, para muestra, un botón: no es exagerado afirmar que en todos y cada uno de los gimnasios del mundo hay varios hombres que entrenan con el objetivo de tener el cuerpo de Arnold Schwarzenegger; pero, a pesar de los grandes volúmenes e intensidades de sus entrenamientos, a pesar incluso de que toman suplementos (o cosas peores) para aumentar su masa muscular, los resultados demuestran que no todo el mundo puede conseguir el cuerpo de Schwarzenegger. Más bien al contrario. Por tanto, que una mujer por dedicar 2-3 días a la semana a entrenar con pesas consiga un cuerpo grande y musculado no es para nada probable, ya que si fuera tan fácil incrementar la masa muscular tendrían que hacer las entradas de los gimnasios el doble de anchas para permitir el paso de tantos Terminators.

Y es que hay que tener en cuenta que la genética juega un papel protagonista en el aumento del volumen muscular (hipertrofia). En este sentido, los niveles de testosterona (hormona sexual masculina) en sangre son determinantes y, puesto que la concentración de testosterona en la sangre es 10 veces mayor en el hombre que en la mujer, es fácil entender que la capacidad de la mujer para hipertrofiar su musculatura es mucho menor que la del hombre. Por tanto, no sólo estamos ante uno de los mayores mitos del mundo del ejercicio físico, sino que además el entrenamiento con pesas debería ser una parte fundamental del programa de ejercicio de la mujer porque, siguiendo con el argumento de la genética, las mujeres tienen menos masa corporal activa que el hombre, es decir, menos hueso y menos músculo. Esto se traduce en un mayor riesgo de padecer en el futuro enfermedades músculo-esqueléticas como la osteoporosis y en incrementar con mayor facilidad el porcentaje de grasa corporal, puesto que a menor masa muscular, menor consumo de calorías.

Y, por si esto no fuera suficiente para animar a las mujeres a incorporar el entrenamiento con pesas a sus programas de ejercicio físico, hay que tener en cuenta que el actual canon de belleza femenina está apostando con fuerza por las curvas (véase Jennifer López o Beyoncé) y el entrenamiento con pesas moldea y cambia la forma del cuerpo, consiguiendo unas curvas más pronunciadas. Por tanto, podemos afirmar que las pesas son, además de un excelente medio para mejorar nuestra salud, un no menos excelente artículo de belleza. spot 10 beneficios de los frutos secos

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Universitat de València), Maestro especialista en Educación Física (Universitat de València), y Máster en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español y la Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del Ilustre Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Comunidad Valenciana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Gimnasia sueca a diario, una influencia del Pilates

0 20928
La gimnasia sueca se practica combinando varios ejercicios que implican todas las partes del cuerpo. No hay agotamiento, ni extenuación, sino...

0 2819
El yoga es uno de los ejercicios más populares, tanto en hombres como en mujeres, ya que sus efectos beneficiosos sobre el...
Tonificación de glúteos, abdominales y piernas, realidad y ficción

0 5542
Es un conjunto de ejercicios localizados de glúteos, abdominales y piernas realizados al ritmo de la música.

NINGÚN COMENTARIO

Responder