por -
2 152

Todo el mundo teme con la llegada del verano la aparición del sudor con sus respectivas señas de identidad- mal olor, cercos en la ropa, manchas…

La transpiración se convierte a menudo en un incómodo invitado al que todos pretenden evitar. Pero qué sucede, cuando la sudoración se produce de una forma interrumpida e independiente de la temperatura y el estado emocional. En estos casos se trata de una enfermedad conocida con el nombre de Hiperhidrosis que crea una gran inseguridad en todos aquellos que la padecen.

El sudor está regulado por el sistema simpático de nuestro cuerpo, el cual es necesario para la regulación de la temperatura corporal y para la eliminación de toxinas. En algunas ocasiones el sistema nervioso simpático no tiene un buen funcionamiento pues manda estímulos exagerados a las glándulas sudoríparas las cuales, producen un exceso de sudor. Esta enfermedad se denomina hiperhidrosis.

La enfermedad y sus secuelas psicológicas

La forma más habitual de hiperhidrosis es la que afecta a las palmas de la mano, pero también existen la axilar y la facial. Muchas personas que sufren esta enfermedad ven afectada su calidad de vida y su manera de relacionarse con los demás. La hiperhidrosis palmar es quizás la más embarazosa pues origina muchos problemas a la hora de relacionarse socialmente como el mero hecho de dar la mano, e impide desempeñar gran numero de trabajos- papelería, peluquería, estética, y un largo etc-. La gran mayoría de personas que lo padecen necesitan un uso constante de toallitas de papel para secarse el sudor. La enfermedad en casos más extremos puede dar lugar a hongos y bacterias que producen mal olor.

Origen de la hiperhidrosis

Se pueden distinguir dos tipos de hiperhidrosis. La hiperhidrosis primaria y la hiperhidrosis secundaria. La primera se produce en momentos de estrés o de fatiga emocional. La segunda se produce como resultado de otros trastornos patológicos tales como el hipotiroidismo, enfermedades psiquiátricas, menopausia, etc. y se manifiestan en personas de edad más avanzada. La hiperhidrosis primaria afecta a un 1% de la población y de ellas, el 40% tienen antecedentes familiares por lo que se la considera una enfermedad hereditaria.

El Botox y la hiperhidrosis

El botox es en la actualidad una de las soluciones más avanzadas para la hiperhidrosis de las axilas y de las palmas de la mano.

Sudoración excesiva en las axilas

La ventaja que presenta esta técnica frente a otras es que no se requiere anestesia y se puede hacer vida normal desde el primer momento. Se realiza mediante la inyección de la toxina butolítica -unos quince pinchazos en cada axila- con una aguja muy fina. Para conocer la zona donde pinchar se realiza el Test de Lugol que consiste en pintar la zona con yodo para después espolvorear polvo de almidón sobre ella. La zona en la cual el almidón queda negro es la zona a tratar. Su duración es de ocho a diez semanas.

Sudoración excesiva en manos

El botox aplicado en las palmas de la mano es más laborioso y requiere anestesia local, por lo que se desaconseja la conducción u otra actividad manual después de su aplicación. Los resultados comienzan a observarse a los cuatro días siguientes a su implantación y se mantienen durante un periodo de seis a diez meses. El botox se inyecta en 40 puntos debajo de la piel de cada palma ya que el radio de acción de la toxina butolínica es pequeño.

Otros tratamientos

La simpatectomia es una operación quirúrgica que se realiza con anestesia general. Para llevarla a cabo es necesario practicar un Neumotórax artificial que consiste en meter aire en los pulmones para que estos se eleven y se despeguen de los ganglios nerviosos. El cirujano practica dos incisiones en cada una de las axilas por donde introduce una cámara de video y un bisturí para cortar los ganglios T responsables de la excesiva sudoración. El procedimiento tiene una duración de una hora más o menos.

Solución de Cloruro de Aluminio

Las soluciones antitranspirantes con concentraciones de cloruro de aluminio dan buenos resultados para la hiperhidrosis axilar y en menor medida para la hiperhidrosis palmar. Dos aplicaciones semanales serán suficientes para ver resultados. Este tratamiento se aconseja combinarlo con jabón líquido de Clorhexidina para evitar el mal olor y con cremas antibióticas en el caso que exista algún tipo de proliferación de bacterias. El uso de materiales de algodón es beneficioso para combatir la sudoración excesiva y se debe de evitar en la medida de lo posible el consumo de café, alcohol y especies picantes. spot Soluciones al exceso de sudor. Hiperhidrosis y Botox

Soluciones al exceso de sudor. Hiperhidrosis y Botox
  • 0.00 / 5 5
0 votos, 0.00 valoración media (0% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 94
El sudor es un medio de refrigeración corporal necesario para el cuerpo pero tremendamente molesto que como consecuencia se desea eliminar a...

0 86
Ni hombres ni mujeres ocultan ya que se realizan tratamientos para mejorar el aspecto físico. El 62% de los españoles es más...

0 182
Las personas que la padecen sudan excesivamente. El problema es el estrés psicosocial que produce. El sudor, también denominado transpiración,...

2 COMENTARIOS

  1. Buenos días tengo una duda yo tengo 28 años desde que tengo memoria siempre e sufrido hiperhidrosis y también en los pies!! se puede aplicar el botox también en las plantas de los pies??

    • Hola Elide! Por supuesto que se puede aplicar en los pies. Ten en cuenta que tendrás que aplicartelo probablemente 2 veces al año para que el efecto sea duradero durante todo el año. Un saludo!

Responder

Current day month ye@r *