por -
0 3401

Soy ama de casa, lo que me obliga a llevar un estilo de vida muy activo (labores del hogar, realizar las compras, llevar a los niños al colegio…) ¿No es esto suficiente ejercicio como para encima hacer más por mi cuenta?

En numerosas ocasiones he escuchado comentarios de este tipo, arrojados incluso con cierta dosis de reproche y autojustificación. Y es que es indudable que ser ama de casa constituye uno de los trabajos más duros e inacabables que existen, muy poco valorado además de no ser remunerado; a pesar de que se calcula que en España la actividad de las amas de casa en términos económicos supondría unos 300.000 millones de euros (27% del PIB).

El problema está en que no sirve para ponerse en forma, porque aunque ser ama de casa implica una multitud de tareas, éstas no cumplen los requisitos para ser consideradas como ejercicio físico, constituyendo meras actividades físicas; y es precisamente el ejercicio físico lo que mejora nuestra condición física. Para entender mejor todo esto, hay que diferenciar entre actividad física y ejercicio físico. La Organización Mundial de la Salud define la actividad física como todos los movimientos que forman parte de la vida diaria, incluyendo el trabajo, la recreación, el ejercicio y las actividades deportivas. Manifiesto Mundial sobre la Educación Física define ejercicio físico como aquella actividad física sistemática concebida para ejercer una acción (educar, entrenar, perfeccionar).

Así pues, mientras que la actividad física es un concepto muy amplio que incluye actividades tan dispares como cortar el césped o preparar la comida, el ejercicio físico es un tipo específico de actividad física, sistemática y orientada a un propósito concreto. Estas tres cualidades son las responsables de que el ejercicio físico sea un instrumento tan eficaz para ponerse en forma. Si no fueran necesarias estas cualidades, todas las personas que realizaran trabajos físicos gozarían de un cuerpo y una condición física envidiables. No habría, por ejemplo, ningún obrero con michelines y los camareros de los grandes restaurantes tendrían piernas de futbolista. Y, a pesar de que estas personas dedican muchas horas al día a sus respectivos trabajos, es fácil observar que esto no es así.

Sin embargo, el ejercicio físico es tan eficaz que no es necesario invertir mucho tiempo para obtener grandes beneficios. En este sentido, el ejercicio físico es el mejor plan de pensiones que existe para nuestro organismo. Según un estudio publicado recientemente en The Lancet, las personas que realizan ejercicio durante 15 minutos al día, aumentan su esperanza de vida 3 años comparados con las personas sedentarias. En el caso de realizar ejercicio durante 30 minutos al día, la esperanza aumenta hasta los 4 años. ¡Esto sí que es rentabilidad!

En conclusión, bien merece la pena invertir una parte de nuestro tiempo para realizar ejercicio físico que, además de los beneficios que acabo de señalar, nos permitirá afrontar nuestras actividades físicas cotidianas (como las labores del hogar) con más energía y vitalidad.

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Universitat de València), Maestro especialista en Educación Física (Universitat de València), y Máster en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español y la Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del Ilustre Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Comunidad Valenciana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 2957
¿Cuánto tiempo es necesario entrenar para notar resultados visibles en el espejo? Ésta es una de las preguntas más frecuentes a...
Consejos para perder peso con criterio

0 2628
A continuación, presento la segunda parte del desarrollo de consejos de adelgazamiento iniciado en el artículo del mes pasado: Decálogo para...
¿Es recomendable hacer ejercicio durante el embarazo?

0 16078
Durante el embarazo, lo primero que hay que decir es que no existe ninguna evidencia científica que desaconseje la práctica del...

NINGÚN COMENTARIO

Responder