En el caso de la alopecia androgenética, la más común, sobre todo en los hombres, existe un tratamiento médico de probada eficacia: la combinación de finasterida 1mg por vía oral y minoxidil al 5% que se administra como loción. Este tratamiento es eficaz, pero siempre lo debe realizar un dermatólogo tricólogo.

Sólo cuando éste no funciona se debe recurrir al tratamiento quirúrgico, consistente en el trasplante de pelo del propio paciente. En este caso se extrae cabello de la zona más poblada de la cabeza (normalmente la parte occipital) y se implanta en las áreas afectadas por la alopecia.

Tratamiento de la alopecia androgenética

Minoxidil: aunque en un principio se utilizaba por su acción vasodilatadora, hoy en día parece ser que actúa estimulando la apertura de los canales de potasio, impidiendo que el calcio, que envía la señal a los folículos para que detengan el crecimiento, ingrese directamente a las células. Se administra como loción al 5%.

Finasterida: utilizado en un principio para tratar a pacientes con hiperplasia prostática benigna. Los médicos descubrieron que comenzaba a aparecerles vello y empezaron a experimentar con personas jóvenes y los resultados fueron esperanzadores. Es el primer fármaco por vía oral que ha demostrado clínicamente detener la caída del cabello y promover el crecimiento en zonas donde existiera pelusa o “vello de durazno”. Ha sido aprobado por la FDA.

Técnicas quirúrgicas

Los cabellos humanos no crecen uno por uno sino por grupos de cabellos. Si utilizamos un microscopio, se puede observar que los cabellos crecen por pequeños grupos de 1 a 4. Estos grupos se llaman unidades foliculares.

Transplante es sinónimo de: Microinjerto, Microtrasplante, Implante o Injerto.

Trasplantación Folicular: Desplazamiento de unidades foliculares de su lugar de origen hasta otro sitio.

  • Injertos de cuero cabelludo: es un técnica quirúrgica en la que se extrae cabello de la zona donante (normalmente la occipital) y se implanta en la zona receptora (por lo general la zona superior). Se realiza bajo anestesia local.
    En cada intervención se pueden llegar a implantar de 2.500 a 3.000 folículos. No existe posibilidad de rechazo ya que, al ser un injerto de la propia persona, no hay elemento o tejido extraño que se incorpore al organismo.
  • Colgajos de cuero cabelludo: Sus resultados son más rápidos que con los injertos, con una mayor densidad de cabellos, aunque técnicamente son más difíciles y tienen un pequeño riesgo de fracaso parcial en su extremo.
  • Reducciones de tonsura: o lifting de cuero cabelludo. Consiste en quitar zona calva y estirar los bordes de la corona. Está indicada para calvicies intermedias. Su objetivo es eliminar las zonas desnudas. Los resultados serán buenos cuando el cuero cabelludo sea flexible y se despegue con facilidad. Tiene el inconveniente de dejar cicatrices grandes.
  • Procedimientos de expansión: está indicada para grandes calvicies. Necesita varias operaciones y consiste en poner, debajo del cuero cabelludo ganchos laterales conectados por una goma elástica que van juntando progresivamente los bordes.
    Esta técnica tiene como finalidad desplazar una banda de cuero cabelludo de la zona temporal a la zona de calvicie o receptora. Se practica bajo anestesia general y se utiliza en casos extremos. La principal desventaja de la técnica es el tiempo tan prolongado en el que el sujeto se encuentra deformado durante el proceso. Por ello se reserva para pacientes muy motivados.
  • Técnica de los balones hinchables: se asemeja a la técnica de los extensores con la diferencia de que, en vez de poner una banda elástica debajo de la piel, se pone un balón que se rellena progresivamente, cada semana, de suero fisiológico. Al ir hinchándose hasta alcanzar el volumen deseado irá provocando la expansión del cuero cabelludo, y por lo tanto aumentando la superficie con pelo. Requiere, como es lógico, dos intervenciones, una para colocar el expansor y otra para retirarlo.

En nuestra piel tenemos células madre epidermales que son las encargadas de producir los folículos pilosos y las glándulas sebáceas. Cuando la piel envejece el número de folículos pilosos disminuye y el número de glándulas sebáceas aumenta, por lo que la piel se vuelve más grasienta, originando la alopecia o pérdida del cabello.

Según un estudio, el gen Smad7 es el responsable de que esto ocurra, ya que con la edad la expresión de este gen se incrementa, y el estudio demuestra que aumentando la cantidad expresada de este gen, la piel se vuelve grasienta, con mayor número de glándulas sebáceas y menor cantidad de folículos pilosos, lo que da origen a la alopecia.

Por ahora el estudio, sólo, ha sido realizado en ratones, pero no hay que descartar su aplicación en humanos en el futuro. Si se consiguiera bloquear el gen Smad7, estaríamos ante una posible terapia génica para evitar la alopecia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 2132
Científicos japoneses han realizado un estudio con ratones en el que han descubierto la relación entre el gen denominado Sox21 y...
El hirsutismo o exceso de vello se debe al síndrome del ovario poliquístico

2 8406
El hirsutismo o exceso de vello en la mujer en zonas en las que no es habitual, oculta en la mayoría de...

1 5224
El problema de la calvicie afecta, sobre todo, a la autoestima del que la sufre. Pero hoy en día el 90%...

NINGÚN COMENTARIO

Responder