Sonreír es un acto terapéutico y una de las mejores maneras de conectar con los demás. Por esa razón, es necesario cuidar la salud bucal para lucir una sonrisa radiante y sana, que resulte agradable y atractiva a los demás.

Conseguirlo no es tan complicado. Solo hay que tener disciplina para hacer lo necesario de forma regular, hasta convertirlo en hábito. Aquí te daremos algunas recomendaciones.

Visita con frecuencia a tu dentista

Lo ideal es que visites a tu dentista cada seis meses o, al menos, una vez al año. Las revisiones frecuentes te ayudarán a detectar a tiempo cualquier anomalía, como la aparición de caries o cualquier otra condición bucal.

Igualmente, las clínicas dentales ofrecen servicios muy completos y a buenos precios. En algunos casos hasta financiados, para que una buena salud bucal y una sonrisa de impacto esté al alcance de muchos.

Algunas de ellas, como Dental Company, cuentan con cerca de 100 clínicas en toda España. Todas ofrecen un amplio catálogo de servicios dentales especializados. También cuentan con equipos y técnicas de última generación y la atención que prestan al paciente es de alta calidad y completamente personalizada.

El cuidado de tus dientes puede abarcar prácticas elementales como la higiene rutinaria en casa o tratamientos más profundos de limpieza. Una vez asegurada la salud bucal, también es posible aplicar tratamientos para mejorar la estética. Entre estos destacamos la ortodoncia, los blanqueamientos, la colocación de implantes dentales, etc.

Cuida el cepillado dental

Cepillar cuidadosamente los dientes después de cada comida es fundamental. Sirve para retirar los residuos de comida y evitar la proliferación de bacterias, así como la formación de placa dental.

Incluso, el masaje que reciben las encías en el proceso de cepillado promueve la secreción de líquido crevicular, rico en componentes que tienen una acción antibacteriana. Sin embargo, debes hacerlo con suavidad para que no provoques laceraciones que puedan resultar dolorosas.

Lo recomendable es que cada cepillado tenga una duración entre 3 y 5 minutos y debe abarcar todos los espacios de la boca.

La lengua también debe cepillarse

Algunos, al realizar su rutina de cepillado, pasan por alto incluir la lengua. La realidad es que en esta también se acumulan restos de comida y placas. Esto también contribuye a la proliferación de bacterias dañinas que ocasionan las caries.

Cepíllala con suavidad del fondo de la boca a la punta, cubriendo por completo su cara superior. Ten cuidado de no ir demasiado atrás con el cepillo porque podrías provocarte náuseas.

Algunos cepillos están diseñados con un lado específico para el cepillado lingual, por lo que su uso puede ser mucho más práctico.

Elige bien tu cepillo de dientes

Para que tengas la certeza a la hora de escoger, consulta a clínicas dentales en cuanto a qué tipo de cepillo puede ser mejor para ti. Lo ideal es que tenga un cabezal de tamaño adecuado para que pueda llegar a todos los rincones de tu boca con facilidad.

Aparte, hay que tener en cuenta cualquier condición particular como sensibilidad, el uso de brackets, puentes o algún otro tipo de ortodoncia. De ello dependerá la rigidez del cepillo recomendado (de cerdas duras o blandas) y el uso de otros implementos como cepillos interproximales.

Recuerda que el cepillo debe sustituirse cada 2 meses y debe utilizarse un buen dentífrico con flúor o alguno especializado, sobre todo si existe algún padecimiento particular.

Ten mucho cuidado de los que contienen blanqueadores, porque algunos suelen tener componentes como carbón activado, que al ser utilizados en exceso, pueden ocasionar efectos adversos como debilitar el esmalte dental y dejarlo susceptible a manchas o caries.

El hilo dental también complementa apropiadamente la acción del cepillo dental, para realizar la higiene bucal. Su función consiste en ayudar a remover restos de comida que queda atrapada entre los dientes. Debe usarse introduciéndolo entre dos dientes y frotando con suavidad.

Aliméntate adecuadamente

Una dieta equilibrada influye en la buena salud bucal. Consumir en abundancia alimentos como verduras y frutas es lo más recomendable. También lo es el consumo de mucha agua para estimular la producción de saliva, la cual tiene propiedades antibacterianas.

Reducir o evitar los azúcares también es muy beneficioso, ya que contribuyen al crecimiento de las bacterias que causan las caries y la gingivitis.

Por otra parte, si prefieres una sonrisa perlada, debes procurar no excederte en el consumo de bebidas como el café, té o vino. Ciertas sustancias que contienen suelen alterar la coloración de los dientes y los vuelve amarillentos, grises o marrones.

Fumar también trae efectos contraproducentes a la dentadura porque debilita el esmalte y los dientes se vuelven amarillentos.

Lo importante es que te sientas satisfecho con tu sonrisa para que la luzcas y disfrutes a plenitud en cada uno de los momentos de tu vida. El Cuerpo Descubre qué fácil es lucir una sonrisa radiante y sana  Tu revista de medicina estetica, vida saludable, cuidado del cabello, cuidado de la piel, cosmética y bienestar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

halitosis como combatir mal olor de boca

1 11188
El cuerpo desprende infinidad de olores. Cuando el mal olor proviene de la boca se puede convertir en una auténtica pesadilla...

0 6240
El tratamiento de una dentición defectuosa siempre ha sido un reto para el dentista. En un principio las coronas eran las...

0 5164
La higiene dental de los más pequeños es de especial importancia. La vuela al colegio es una fecha muy indicada para recuperar...

NINGÚN COMENTARIO

Responder