por -
0 1480

Aunque no siempre le damos la importancia debida, el perfume cuenta tanto de nosotros como la ropa o los complementos que llevamos. Y es que los perfumes dejan una impronta en la memoria.

¿No te ha pasado alguna vez que has olido un perfume e inmediatamente te ha venido a la cabeza la imagen de alguien que conoces que lo utiliza? Y es que a menudo recordamos los olores con tanta nitidez como los rasgos faciales. Por no hablar de que también solemos asociarlos a situaciones, emociones y sentimientos. Por eso, es importante elegir bien el que mejor va con nuestra personalidad. Y no es tarea fácil, con tantas y tan distintas opciones como hay. Aquí tienes una pequeña guía con los aspectos más relevantes a tener en cuenta.

En primer lugar, recuerda que el mismo perfume no huele igual en todas las personas. A lo mejor te encanta como huele cuando lo lleva una de tus amigas, pero a ti digamos que no te sienta igual, como pasa con la ropa. Esto se debe a que cada piel es distinta. Así, si tu piel es más bien de tipo graso, es aconsejable que dejes de lado los olores fuertes, que les van mejor a las pieles secas, y te decantes por los cítricos.

Otra cosa que no solemos tener en mente cuando vamos a comprar un perfume, pero que es tan importante o más que lo anterior, es que nuestro olfato funciona mejor por las mañanas. Cuanto mejor podamos apreciar las distintas notas del perfume, más probabilidades habrá de que acertemos con la elección. ¿Verdad que es muy desagradable llegar a casa y descubrir que el perfume que tanto nos ha gustado en la tienda ahora nos parece que no va con nosotros?

Y hablando de primeras impresiones, cuidado con precipitarte. Las prisas nunca son buenas. Las notas de salida, las primeras que percibes cuando te aplicas el perfume, solo permanecen en tu piel unos 15 minutos. Las siguientes, que se conocen como notas del corazón, 40 minutos como mucho. Pero son las notas de fondo las que te acompañan durante horas. Así que dale tiempo a tu perfume. Pruébate varios y déjalos actuar; ya verás cómo van cambiando. Al cabo de unas horas no te costará nada descartar los que no te dicen nada y acertar con el que, seguro, vas a usar durante años.

Por cierto, tanto al probarte un perfume como cuando te lo vayas a aplicar, recuerda que la temperatura corporal es un factor determinante. Cuanto más calor haga, más abiertos tendrás los poros y más intenso será el aroma del perfume sobre tu piel. De la misma manera, si no te van mucho los olores fuertes, puedes optar por notas más frescas para los días de verano.

También ten la precaución de no vaporizar el perfume sobre las joyas que lleves puestas, porque los metales tienden a acidificar la piel que está en contacto con ellos y esto hace que el perfume se perciba de forma diferente.

Por lo demás, sigue tu instinto. Procura elegir los perfumes según tus gustos. Lo más importante es que tú te sientas bien en cada momento. Además, hoy en día tienes muchas opciones para perfumarte, como los discretos geles de ducha y las cremas hidratantes perfumadas. Por cierto, si te gusta utilizar siempre el mismo perfume, puedes usar la versión eau de toilette, más discreta, para ir a trabajar y dejar el eau de perfum, que es mucho más intenso, para salir de fiesta.

Como ves, hay un perfume para cada persona. ¿Sabes ya cuál es el tuyo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 3641
Ahora que estamos en Febrero es el momento señalado para preparar nuestros regalos de San Valentín y una de las alternativas que...

1 2950
El perfume es uno de los complementos imprescindibles para sentirnos bien por fuera. Nos ofrece un olor que nos encanta, y ayuda...

NINGÚN COMENTARIO

Responder