por -
0 276

Estratégicamente colocados en la mejilla de una mujer pueden resultar atractivos. Algunas, incluso, se los pintan. Son las llamadas marcas de belleza, pero no todos los lunares son bonitos.

Los lunares pueden ser abultados, muy grandes o tener pelos, aparecer en cualquier parte del cuerpo, solos o en grupos. Son normalmente pardos y pueden tener diferentes formas y tamaños. Los lunares son tumores benignos y son el resultado de la acumulación de las células que le dan color a la piel llamadas melanocitos. También se les denomina nevus. Probablemente los nevus están determinados antes de que una persona nazca. La mayoría aparecen durante los primeros 20 años de vida, aunque otros no lo hacen hasta la vejez.

Tipos de lunares

Existen dos tipos de lunares: lunares congénitos y lunares adquiridos. La mayoría de los bebes nacen sin lunares. Con el tiempo, empiezan a aparecer lunares pequeños. Al llegar a los 20 años, la mayoría de las personas tienen entre 20 y 40 lunares bien visibles, esparcidos por todo el cuerpo. Estos son lunares adquiridos y suelen medir menos de 0,5 cm.

0075a Lunares: las marcas de belleza

Tan solo unos pocos bebés, uno entre cien, nacen con un lunar, es decir con un nevus congénito. Estos lunares pueden variar de tamaño, desde 0,5 cm hasta cubrir casi todo el cuerpo, como el llamado nevus congénito gigante. También se denomina a este tipo de lunar nevus bañador o nevus prenda, según la zona del cuerpo donde esté situado. Los nevus grandes son aquellos que miden más 20 cm de diámetro en una persona adulta.

Además del tamaño, los nevus pueden variar de forma, textura de la superficie y cantidad de vello. El color puede variar entre marrón claro y casi negro, siendo la mayoría de diferentes tonos de marrón. Algunos tienen vello fino y suave, mientras que otros tienen vello mas largo, denso y oscuro. El cortar o el afeitar este vello no incrementará su crecimiento. Algunos tienen un aspecto permanente de piel de gallina, debido al gran aumento de un pequeño músculo, el músculo piloerector. Este pequeño músculo hace que los pelos se pongan de punta con el frío. Normalmente, una persona no produce sudor en la zona del nevus grande, ya que las glándulas del sudor son pocas o no se han formado bien, suele sudar más en las zonas de piel sana para mantener la temperatura corporal.

Los nevus congénitos se suelen formar en el bebé mientras está en la matriz, antes del tercer mes del embarazo. Se conocen algunos casos donde los nevus grandes han aparecido después del nacimiento; éstos se denominan tardive nevi (nevus retardados). No se sabe si ciertas drogas, enfermedades o la dieta durante el embarazo pueden influir en la formación de los lunares. Aunque parece que hay más niñas que niños afectados, los nevus pueden aparecen en ambos sexos, en todas las razas y en cualquier parte del cuerpo. No son contagiosos y casi nunca son hereditarios.

Los lunares congénitos casi nunca desaparecen por sí solos. Suelen crecer en proporción con el cuerpo. El color de un lunar congénito se puede mantener igual, o puede aclararse u oscurecer a lo largo del tiempo. La mayoría de ellos parecen aclararse con el tiempo. Los nevus no tienen función ninguna. Sin embargo, son importantes por el hecho de que, a veces, pueden conducir a un cáncer de piel, que se llama melanoma maligno.

Un nevus clínicamente atípico es un lunar que presenta cambios que lo hacen sospechoso. Los signos que se deben tener en cuenta se conocen como “ABCDE“, y provienen de: Asimetría, Bordes irregulares, Coloración heterogénea, Diámetro mayor a 6 mm y Elevación de parte de su superficie. Hay que tener en cuenta otros cambios como el crecimiento excesivo en poco tiempo, el picor, el dolor o el sangrado.

0075c Lunares: las marcas de belleza

La asimetría es cuando la mitad del nevus no coincide con la otra mitad, los bordes irregulares son bordes poco definidos, parecidos a los de un mapa, la coloración heterogénea se refiere a diferentes tonos de color, especialmente azul, negro o rojizo distribuidos de manera irregular. El diámetro mayor a 6 mm se refiere a nevus mayores que la parte de detrás de un lápiz.

Aparte de estos datos es muy importante examinar los lunares que son muy diferentes de los demás. A estos que son distintos se les conoce como lunares con el signo del patito feo.

En nuestro país y otros países latinos son de alto riesgo los lunares oscuros que se encuentran en las palmas de las manos, en la planta del pie y en las uñas, sobre todo si estos han sufrido un cambio reciente, como crecimiento, erosión, sangrado, etc.

Debido a la exposición solar y durante la pubertad y el embarazo los lunares pueden aumentar de tamaño, número o de pigmentación. Esto es normal, pero cuando existen cambios en un lunar conviene que lo revise un dermatólogo.

Melanoma

La mayoría de los lunares son inofensivos, pero algunos tienen una mayor probabilidad de desarrollar un melanoma. Estos son los lunares grandes, los lunares muy oscuros y los lunares que tienen variación en el color. También es motivo de preocupación el cambio en el crecimiento, el color, la textura de la superficie, el dolor, la hemorragia o el picor. Cualquier cambio de este tipo debe ser evaluado por un médico si dura más de 2 semanas.

Los casos de melanoma se han incrementado en un 1800% durante los últimos 60 años. No se sabe porqué. Algunos expertos opinan que la exposición intermitente y severa al sol, sobre todo durante la niñez, puede ser un factor desencadenante.

Aunque no se sabe porqué empiezan a cambiar los lunares, un lunar que cambia sigue siendo la clave principal para detectar el melanoma. Un 80% de las personas diagnosticadas con melanoma empezaron con un cambio en un lunar. Los que tienen mayor riesgo de melanoma tienen mayor cantidad de lunares, tienen lunares atípicos e irregulares, o son personas de piel muy clara, como las de Europa Oriental o las de origen escandinavo o británico. Los lunares que sufren cambios anormales en el tamaño, forma, color, elevación, o molestias requieren una evaluación médica inmediata. Si el melanoma se detecta a tiempo y se extirpa quirúrgicamente a menudo se puede curar.

Cirugía

El tratamiento debe ser individualizado para cada persona. La decisión de tratar o no, y de como tratar un nevus está basada en la edad y la salud de la persona, y en el tamaño, el aspecto, la situación y el historial de crecimiento del lunar. Actualmente, la cirugía es el único tratamiento eficaz. La mayoría de los médicos recomiendan la extirpación quirúrgica para disminuir el riesgo de cáncer y por estética. Los nevus de tamaño más pequeño se pueden recortar directamente y se pueden coser los bordes de la lesión. Esta técnica se llama “extirpación directa“. A menudo, el pigmento del nevus empezará a aparecer de nuevo en los bordes de la cicatriz tras realizar este procedimiento. Los nevus más grandes se pueden extirpar en fases, quitando poco a poco cada vez hasta haber quitado el nevus entero esto se le llama “extirpación en serie“.

0075d Lunares: las marcas de belleza

Ocasionalmente, aparecen cicatrices gruesas denominadas queloides. Si son poco importantes se puede llevar a cabo la dermoabrasión de la superficie o el peeling con láser de CO2 para disimularlas.Cuando son de mayor tamaño, el tratamiento de elección consistirá en la resección, es decir, retirar el tejido cicatricial y suturarlas o juntar de nuevo los bordes. Cuando esto es imposible caben dos alternativas:

  1. Hacerlo en dos o más veces, de tal manera que la piel sana se va estirando lo suficiente como para poder eliminar por completo la separación de los bordes.
  2. Colocar un expansor o bolsa de silicona debajo de la piel, que tiene una válvula por la que se va inyectando suero cada siete o 10 días. Al hincharla se va distendiendo la piel hasta que la piel sobrante cubre la falta de tejido de la cicatriz.

Cuando su tamaño no permite la resección y aproximación de los bordes, se recurre a las técnicas de los injertos o de los colgajos.

Otras lesiones

Pero no todas las manchas de la piel marrones son lunares. Por ejemplo, en las zonas expuestas al sol son muy frecuentes las pecas y léntigos actínicos, también llamados manchas de la edad. Se trata de manchas gris-marrón que aparecen en muñecas, dorso de manos, antebrazos y cara, habitualmente pequeñas y que tienden a unirse. Otras lesiones muy frecuentes en las personas de edad media son las queratosis seborreicas, que son parecidas a las verrugas y que aparecen en la cara o en el tronco. Ambos son fácilmente diagnosticados por el dermatólogo y no son cancerosos. En la mayoría de los casos, el examen clínico es suficiente para saber si un lunar es benigno o maligno. En los casos dudosos se utiliza un aparato de aumento óptico para examinarlos, llamada la dermatoscopia. El diagnóstico definitivo se realiza mediante la extirpación o biopsia y estudio al microscopio. spot Lunares: las marcas de belleza

Lunares: las marcas de belleza
  • 5.00 / 5 5
1 voto, 5.00 valoración media (94% puntuación)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 60
La falta de restricciones legales hace que muchas cabinas de rayos uva escapen al control de las autoridades sanitarias no existiendo...

NINGÚN COMENTARIO

Responder

Current day month ye@r *