por -
0 2826

Los dermatólogos Josep González Castro (Barcelona), Manuel Asín (Alicante), Ricardo Ruiz (Madrid), Nerea Landa (Bilbao) y Vicent Alonso (Valencia) se han unido para desarrollar un Documento de Consenso sobre el Bótox; su tratamiento, su perfil de seguridad y sus resultados.

El objetivo es poder informar a los pacientes y a la población en general, sobre la realidad de la Toxina Botulínica, y evitar la confusión e imagen negativa que se está extendiendo últimamente entre la población, como consecuencia de la “desinformación”.

Este decálogo viene a responder a las preguntas más habituales que se plantean los pacientes y que en muchos casos les disuaden de realizarse el tratamiento. Su principal objetivo es poder aportar información fidedigna a la población de este tratamiento, ya que por razones de “desinformación” o “malas praxis” ha recibido en los últimos tiempos una mala reputación que no se corresponde con la realidad.

Decálogo sobre toxina botulínica

1. El bótox mejora arrugas de expresión. El bótox es el tratamiento ideal para mejorar las arrugas de expresión, como el entrecejo, las patas de gallo y las arrugas de la frente. Suavizamos expresiones para no mostrar la tensión acumulada. La pérdida de volumen, la calidad de la piel y la flaccidez debe tratarse con otras técnicas dermatológicas.

2. El bótox es seguro. El bótox es un tratamiento médico muy seguro. En más del 50% de los casos el bótox se usa para fines médicos como tratamiento de migrañas, sudoración excesiva (hiperhidrosis), tics, estrabismo, vejiga hiperactiva, etc. Su uso seguro en niños hace que el tratamiento sea muy utilizado en la edad pediátrica para mejorar movimientos musculares anormales.

3. Cuidado con la dosis. Para conseguir resultados naturales y dejar expresión al paciente se deben usar dosis adecuadas de bótox. Los músculos deben relajarse, no paralizarse con dosis demasiado altas.

4. El bótox previene arrugas. La toxina botulínica tiene un efecto preventivo sobre el envejecimiento, al “educar” la musculatura facial.

5. Cada paciente es distinto. No todos los pacientes requieren la misma técnica de inyección. La distinta anatomía de cada paciente hace que para conseguir resultados naturales los sitios de inyección y la dosis deben ajustarse en cada caso. La técnica de inyección en hombres y mujeres es totalmente diferente. Por ejemplo, la forma de la ceja de la mujer, en “ala de gaviota” es totalmente diferente a la forma de la ceja masculina, que es recta y más próxima al párpado.

6. Necesidad de repetir el tratamiento. Recomendamos repetir el tratamiento cada 4-6 meses y es conveniente anticiparse al fin del efecto.

7. Abordaje facial global. La cara debe tratarse de una forma global para conseguir resultados naturales. Por ello es conveniente tratar la cara completa con bótox para relajar los músculos “depresores” de la expresión facial.

8. El bótox nos puede hacer sentir mejor. El bótox inyectado de forma adecuada reduce los gestos de preocupación y tristeza. Se ha demostrado que este efecto sobre nuestra expresión facial mejora nuestro estado de ánimo. Es decir que nos sentimos mejor porque nos vemos mejor.

9. Los malos resultados se deben a una mala técnica. El bótox es como un bisturí: se pueden conseguir resultados buenos o malos en función de la técnica. Cuando los resultados son grotescos la causa es una mala utilización del bótox.

10. Menos es más. Ya lo dijimos en el pasado: los resultados discretos del bótox son los más elegantes. Si alguien te pregunta “qué te has hecho” cambia de médico. El objetivo es que todo el mundo te note mejor cara sin saber que te has puesto bótox.

Datos que avalan la seguridad del bótox

  • Se trata del tratamiento estético no quirúrgico nº 1 en Estados Unidos, con más de 2,5 millones de tratamientos al año y lleva más de 5 años en esa posición.
  • Lleva más de 10 años comercializándose en España para uso estético (desde 2004) y hace más de 20 años que el producto se emplea a nivel mundial. Aquí puedes ver un artículo de hace tiempo donde hablamos de ello.
  • Su perfil de seguridad ha sido ampliamente evaluado, con más de 3.000 estudios que recomiendan su empleo.
  • El 98% de éxito en los tratamientos médicos no estéticos en los que se usa la toxina botulínica.

A pesar de esos datos, la imagen general sobre el tratamiento es muy negativa y existe mucha confusión sobre sus efectos. Esperamos que con esta información ayudemos a que la gente sepa más sobre la toxina botulínica y su uso en estética.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 5316
El Botox se presenta como una alternativa efectiva para hacer frente a los efectos devastadores de las migrañas. Pacientes tratados con botox...

0 2258
Cuando se cumplen 20 años desde su primera aprobación en EEUU y 5 desde su aprobación en España para usos cosméticos...

0 1751
Ha tenido lugar el XXVI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética, con 80 ponentes representando a más de...

NINGÚN COMENTARIO

Responder