por -
0 3039

El doctor Güell, especialista en alergología del Gabinete Alergológico GAMA de Barcelona, nos responde a unas cuestiones básicas sobre esta patología

¿Cómo definiría la alergia alimentaria?
La alergia alimentaria es una respuesta clínica anormal atribuible a la ingesta, inhalación y/o contacto con un alimento, sus derivados o sus aditivos.

¿En qué se diferencian la alergia y la intolerancia alimentaria?
La alergia y la intolerancia alimentaria se distinguen básicamente por la causa que las origina, que en el caso de la alergia es por una reacción inmunológica mediada por anticuerpos IgE, y en la intolerancia, por citotoxicidad de algunas células de la sangre.

¿Qué síntomas nos pueden alertar de una alergia alimentaria?
Si una persona presenta síntomas poco después de consumir un determinado alimento, es posible que tenga una alergia alimentaria. Los síntomas de la alergia suelen ser de tipo agudo, vómitos, náusea, diarrea, y sobre todo urticaria y angioedema que es la hinchazón de labios o parpados. Se manifiestan al poco tiempo de haber tenido contacto con el alimento. En el caso de la intolerancia, los síntomas son crónicos y pueden aparecer hasta 72 horas después de haber ingerido el alimento.

¿Se nace alérgico o se pueden desarrollar alergias a lo largo de la vida?
Una alergia alimentaria frecuentemente comienza en la infancia pero se puede iniciar a cualquier edad. El 70% de la patología alérgica inducida por alimentos aparece antes de los 2 años de vida y tan sólo un 10% después de los 8 años.

¿Qué alimentos causan más comúnmente alergia alimentaria?
Cualquier alimento puede causar una reacción alérgica, pero sólo unos cuantos alimentos son los principales culpables. En los adultos, los alimentos que causan alergia con más frecuencia son los frutos secos, especialmente el cacahuete, la fruta, el pescado y el marisco. En los niños, la leche, el huevo, la soja y el cacahuete.

¿Cómo se confirma el diagnóstico de una alergia alimentaria?
Para realizar el diagnóstico de una alergia alimentaria lo más importante es la anamnesis o interrogatorio del paciente que nos dará una idea de los alimentos sospechosos. Posteriormente se hacen los test cutáneos y las pruebas “in vitro”. Una vez identificado el alimento, hay que confirmar el diagnóstico mediante una dieta de exclusión (eliminar el alimento de la dieta). Si al dejar el alimento desaparecen los síntomas hay que hacer una prueba de provocación controlada y ciega, dándole al enfermo el alimento oculto en una cápsula de manera que ignore lo que está tomando, a fin de eliminar el efecto psicológico o la respuesta por aversión al alimento. Si los síntomas se reproducen ya tenemos la certeza diagnóstica. spot

ARTÍCULOS RELACIONADOS

resfriado, alergia o rinitis

0 41069
La Rinitis se define como la inflamación de la mucosa nasal caracterizada por la aparición de congestión nasal, moqueo líquido, estornudos...

0 4018
Estudio del caso de una niña de tres años aquejada de una patología alérgica en la piel y aparato respiratorio.

0 1871
Debido al aumento del número de afectados por alergias o intolerancias alimentarias la SEAIC presenta la red "Vegetalia" para investigar la...

NINGÚN COMENTARIO

Responder