por -
0 670

Llega el tan esperado verano, las vacaciones y con todo ello una nueva gestión del tiempo, sobre todo si hay niños en tu familia. Sí, ellos estaban deseando que se acabase el cole, pero sé sincero, tú lo hubieras alargado un poquito más. Cuando los peques están en el colegio es más fácil organizar el tiempo y gestionar los horarios de toda la familia. En vacaciones todo se pone cabeza abajo y toca hacer un planning nuevo y procurar tener a los niños todo el día el máximo tiempo ocupados. Pero el verano no solo implica gestión del tiempo, sino también tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales para poder pasar las vacaciones lo más tranquilas posible, como tener repelentes antimosquitos a mano, que sin duda te salvará de más de un disgusto. En este artículo te vamos a dar unos cuantos tips para sobrevivir al verano con niños, así que ponte cómodo y coge papel y boli que lo que te vamos a contar te interesa y mucho.

Repite con nosotros: es fundamental evitar las horas centrales de sol

Parece una obviedad, pero muchas personas no respetan esta máxima de la salud en verano. No tomar el sol en las horas centrales – que se entiende que son de 12 a 16h – te va a evitar muchísimos disgustos. A esas horas la potencia del sol alcanza su máximo esplendor y hay más probabilidad de sufrir insolaciones o quemaduras muy graves. Es una buena oportunidad para que empieces a inculcar a tus hijos una forma saludable de exponerse al sol.

Lo primero que tienes que hacer es comprarte un buen protector solar. No es momento de racanear con este asunto, ya que la salud de tus hijos está en juego. La piel de los más pequeños es extremadamente sensible y es muy importante que hagamos especial hincapié en mantenerla protegida. Utiliza siempre protectores solares específicos para niños (y de calidad), ya que están elaborados especialmente teniendo en cuenta las características de su piel.

Hazte con una buena sombrilla para disponer siempre de sombra, y cubre la cabeza de tu peque con una gorra o gorrito. ¡Ah! Y si puede ser, cómprales unas gafas de sol infantiles fabricadas especialmente para proteger sus ojos.

Las piscinas son increíblemente divertidas para los más pequeños, pero debemos extremar la vigilancia en ellas

¿Hay algo más divertido que una piscina en verano? Las encontramos en prácticamente todos los pueblos y ciudades, y podemos pasarnos horas y horas metidas en ellas. Son nuestro antídoto al calor sofocante del verano, pero es importante que sepas que pueden llegar a ser muy peligrosas para los peques de la casa si no se toman una serie de precauciones que por supuesto se extrapolan a ríos y playas. Te las contamos:

  1. Para empezar, si vas a una piscina, busca una que esté vigilada y controlada por profesionales del socorrismo.
  2. Utiliza flotadores y manguitos si tu peque no sabe nada, y por supuesto nunca lo dejes solo (y no sirve que esté controlado por otros niños. Tiene que estar controlado por un adulto).
  3. No seas ansias y reposa la comida. Un corte de digestión se produce cuando sometemos al cuerpo a un cambio brusco de temperatura. Si tu hijo está comiendo con un calor infernal, su cuerpo está muy caliente y se tira al agua estando muy fría, tenemos un problema. Hacer una pequeña siesta después de comer te puede ayudar a hacer un poco de tiempo.
  4. Se acabaron las ahogadillas, empujones y demás juegos absurdos en el agua. No, no es gracioso y tampoco divertido.
  5. Cómprale chanclas a tu hijo si no quieres llevarte unos buenos hongos como recuerdo de tus idílicas vacaciones.
  6. No te olvides de llevar un pequeño botiquín contigo siempre, vayas donde vayas. Piscina, playa, montaña. Donde sea. Pero llévalo.

El verano es tu época favorita del año. Y la de los piojos también

A los piojos los tememos todos. Esto es así. Sabemos que nuestro hijo los va a coger tarde o temprano, pero cuando llega ese momento todos entramos en pánico. Y no nos extraña, ya que pueden llegar a ser sumamente molestos para tu hijo y para toda la familia. Son muchos los momentos en los que tu hijo estará rodeado de niños en verano (prácticamente todo el tiempo, de hecho), así que es interesante que tomes nota de esto y estés al tanto por si el peque de la casa se rasca más de lo normal.

¿Te acuerdas cuando tu madre te metía la cabeza en un pozal con vinagre? Con su consiguiente olor durante horas. Esto afortunadamente ya no es necesario, ya que existen antipiojos muy eficaces que te quitarán el problema de encima de un plumazo. Haznos caso, hazte con uno y llévatelo de vacaciones por si acaso, que nunca se sabe.

En definitiva, el verano es un álbum de fotos a rellenar. Una máquina de fabricar recuerdos que llevaremos con nosotros para siempre. En verano se cuentan las mejores historias. Amigos que van y vienen, vacaciones en familia. Por ello hay que hacer todo lo posible para que podamos pasar unas vacaciones de verano lo más tranquilas posible, sin sobresaltos ni altercados.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La depilación en niños precisa supervisión médica

0 39610
Desde hace dos años se ha constatado un aumento de las niñas y niños que se interesan por la depilación con...

0 3760
Si tienes hijos o conoces a familias con hijos, es posible que hayas notado la desesperación causada por niños pequeños que no...
fiebre, que hacer como curarla

0 4582
Cuando tenemos fiebre, la temperatura de nuestro cuerpo es superior a la normal. Nuestra temperatura normal suele ser 36,5º por la mañana...

NINGÚN COMENTARIO

Responder