Conocemos como celulitis la aparición de irregularidades en la piel en forma de ondulaciones y depresiones formadas por una retención del drenaje linfático a nivel de la grasa inmediatamente subcutánea.

La liposucción o lipoescultura no es un tratamiento adecuado para el sobrepeso o la obesidad, aunque se han producido en los últimos tiempos avances en ese sentido. Se ha comprobado que da buenos resultados en éste tipo de pacientes, no sólo por la retirada de grasa, sino por el estímulo que supone el ir mejorando y por el cambio metabólico que ocasiona la disminución de la cantidad de grasa en el organismo.

La lipoescultura no es la solución en caso de que exista flacidez o exceso de piel, en cuyo caso será necesario realizar otro tipo de intervención. Tampoco elimina la tendencia a engordar, por lo que es necesario mantener los cuidados en la alimentación.

Cuando existe sobrepeso, es preferible alcanzar un peso estable aunque no sea exactamente el ideal y valorar en ese momento la existencia de acúmulos localizados que puedan alterar la silueta.

La liposucción está indicada en acúmulos de grasa localizados, y los resultados son tanto mejores cuanto más localizado sea el problema. Las zonas donde de forma más característica se producen estos acúmulos en la mujer son la zona de “cartucheras”, el abdomen y el cuello.

Y es que, seguramente, ninguna otra afección estética recibe al año tantas atenciones como la celulitis y la grasa localizada, y es que el 90% de las mujeres padece en mayor o menor grado celulitis, algo que además solo implica a la población femenina.

Los factores que determinan su aparición son múltiples. En primer lugar se encuentran los factores genéticos y hormonales (la pubertad, el embarazo y la menopausia) que explicarían la aparición de la celulitis en algunas mujeres y en otras no, independientemente de la edad, y de si están delgadas o tienen sobrepeso. Aunque estas circunstancias son difíciles de cambiar, hay otras como la falta de actividad, una alimentación inadecuada o determinados hábitos de vida (alcohol, tabaco) que pueden mejorarse.

Conocemos como celulitis la aparición de irregularidades en la piel en forma de ondulaciones y depresiones formadas por una retención del drenaje linfático a nivel de la grasa inmediatamente subcutánea.

La naturaleza multifactorial de la celulitis hace que su solución sea también compleja. La extracción de la grasa subcutánea y la rotura de los tabiques fibrosos de colágeno, que son los responsables del aspecto de piel de naranja, pueden mejorar la celulitis pero no siempre es así.

La liposucción es una técnica para eliminar acúmulos de grasa localizados, en algunas ocasiones corrige la celulitis que acompaña a dichos acúmulos, pero lo hace siempre de forma indirecta. Otros tratamientos como la mesoterapia, el drenaje linfático, el masaje subdérmico, la hidroelectroforesis pueden ayudar a mejorarla.

Doctor en Medicina y Cirugía cum laude, especialista en cirugía estética, plástica y reparadora. Ex alumno del conocido Dr. Ivo Pitanguy. Director de la Clinica Dr. Arquero, con centros en Madrid y Vigo. Actual Presidente de la AECEP.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 4667
Empezar a adelgazar. El balón gástrico El balón gástrico se basa en un procedimiento bariátrico muy simple que consiste en un...
Carboxiterapia medicina estética a base de CO2

2 47820
Las aplicaciones de la carboxiterapia son múltiples y están dando muy buenos resultados. Este método se ha convertido en uno de...

0 2326
La novedosa técnica lipobanding se posiciona en la vanguardia del tratamiento contra la obesidad. Con una sola intervención el...

NINGÚN COMENTARIO

Responder