por -
0 217

Descubre como afecta la ansiedad, algo sumamente común en la sociedad actual, a nuestra dieta y a nuestro día a día.

La ansiedad es un recurso propio del cuerpo humano necesario para reaccionar ante distintas situaciones y rendir en la vida diaria. Por ejemplo, la ansiedad nos ayuda a estar atentos en el trabajo, a mantenernos concentrados en un examen, a estar alerta ante una situación peligrosa, etc.

Sin embargo, hay veces que la ansiedad aumenta y se convierte en un estado de agitación e inquietud contraproducentes para el individuo. El resultado es un estado emocional en el que la persona no disfruta de los momentos presentes, sólo piensa en las actividades que vendrán posteriormente y manifiesta sentimientos de angustia así como de vacío interno.

¿Qué ocurre cuando no podemos llenar este vacío interno?

El vacío corroe nuestra mente, pide que le contentemos, pero somos incapaces de buscar una forma constructiva de hacerlo. No conocemos muy bien el porqué de este estado pero sí sabemos como “taparlo”.

Nos sentimos algo agobiados y desesperanzados, por ello, recurrimos a la nevera en busca de un capricho que sacie nuestras ansias de felicidad momentánea y aparte el mundo de vista por unos instantes.

Así pues, terminamos llenando el agujero justamente con aquello que hace persistir el problema. Cuanto más comemos, peor nos sentimos y a posteriori más aumenta nuestro vacío interno.

La ansiedad es el peor enemigo de toda dieta y este tendría que ser el primer punto a controlar. La situación de vacío puede darse fácilmente en regímenes estrictos y en personas con estados de ánimo depresivos o comportamientos impulsivos.

No es difícil caer en la tentación para superar un momento de insatisfacción; la fuerza de voluntad desaparece cuando la inquietud supera los límites racionales y responde a nuestros instintos más primitivos.

Pongamos un ejemplo de consumo impulsivo en un individuo de naturaleza ansiosa:

  1. Situación: estoy viendo un concurso de la tele patrocinado por una famosa casa de pizzas a domicilio.
  2. Emociones: estoy alterado, me siento inquieto, tengo ganas de complacerme.
  3. Pensamiento automático: “hoy es el último día que lo haré”; “mañana empezaré la dieta y no pasa nada”; “hoy no me siento bien y necesito un capricho”.

El inicio de la dieta equilibrada nunca empieza. El personaje de nuestro ejemplo entra en un círculo vicioso, su peso aumenta semana tras semana y conforme pasa el tiempo resulta más difícil continuar con la dieta, ya que los kilos de más disminuyen su autoestima y con ello, aumenta el sentimiento de vacío interno.

Pensamientos alternativos y propuestas para combatir la ansiedad en una dieta:

  1. Es importante pensar que un atracón traerá peores consecuencias y no colaborará en hacernos sentir bien.
  2. El empezar mañana no existe.
  3. “Mi vacío es un sentimiento, no un agujero en mi estómago”.
  4. Podemos colgar un folio en la pared de la cocina donde pongamos una crucetita cada día que nos vayamos a dormir sin saltar impulsivamente la dieta. Cuantas más cruces veamos, más satisfechos nos sentiremos. Podemos acordar tomarnos un pequeño capricho cada vez que superemos un número de cruces (mejor si es un capricho ajeno a la comida)
  5. Es útil anotar cómo nos sentimos cada vez que superamos un periodo de tiempo (un numero de crucecitas), así podremos recordar esta satisfacción en momentos de debilidad.
  6. Del mismo modo que anotamos nuestros logros, también es importante escribir o hablar sobre nuestras dificultades y preocupaciones. Muchas veces, vivirlas en silencio es justamente el principal detonante de la ansiedad.

La ansiedad forma parte de nuestra vida, no debe tener el control sobre ella. Si aprendemos a canalizar la ansiedad, esta dejará de ser una enemiga y pasará a transformarse en la energía justa para darnos los buenos días. 

Ansiedad, el peor enemigo de la dieta
  • 0.00 / 5 5
0 votos, 0.00 valoración media (0% puntuación)
La Dra. Mª Teresa Mata es psicóloga, psicoterapeuta y fisioterapeuta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Rooibos adelgazante propiedades

2 805
El Rooibos proviene de Sudáfrica y parece ser un magnífico complemento para todo tipo de dietas adelgazantes. Su sabor agradable y...

0 193
La sal no es un buen aliado de la salud. Aunque todos lo sabemos, parece ser que los españoles hacemos “oídos...
flores de California

0 107
No son tan conocidas como las Flores de Bach, pero tienen mucho que ofrecernos. Las Flores de California vienen de la Sierra...

NINGÚN COMENTARIO

Responder