por -
0 3100

El agua es el componente más abundante del cuerpo humano, y representa más de la mitad del peso corporal. Pero ¿qué ocurre cuando beber este líquido se convierte en una obsesión que puede ser dañina para nuestro organismo?

Potomanía: adicción al agua

Dos terceras partes de nuestro cuerpo son agua, uno de los principales componentes del organismo y un líquido básico para poder vivir. Es importante que nuestro cuerpo esté hidratado perfectamente, pero hay personas que se exceden y la consumen de una forma exagerada.

La potomanía es por lo tanto un consumo excesivo de agua que puede causar graves daños e incluso la muerte. Algunas personas beben más de 7 litros al día, una conducta a veces asociada a la anorexia o a la bulimia, que les ayuda a controlar la ansiedad o a evitar la comida. Este trastorno relativamente desconocido lleva unido un deseo constante de beber gran cantidad de líquido de manera compulsiva y sin sentir en especial sed.

¿Cómo funciona nuestro cuerpo?

El agua en el organismo, se encuentra distribuida en dos compartimentos: el agua intracelular y el agua extracelular. La primera representa del 50 al 60 por ciento de un individuo sano y la segunda –el agua extracelular -ocupa alrededor del 20% del total. En cualquier caso la cantidad de agua que necesita el organismo está condicionada por la necesidad de que los líquidos corporales tengan el volumen y la concentración osmótica precisos para asegurar las funciones biológicas y además para el correcto funcionamiento del cuerpo estos niveles deben mantenerse de forma constante. Por otra parte, dependiendo de la naturaleza de la persona, las necesidades serán diferentes en base a lo que sude la persona, al tipo de alimentación- si ésta es muy salada– o si tiene vómitos o diarreas con cierta frecuencia.

La concentración (el nivel) de sodio en la sangre es un buen indicador del volumen de agua que existe en el organismo. Cuando las concentraciones de sodio son elevadas, el propio cuerpo retiene agua para diluir el exceso de esta sustancia con lo cual aumenta la sensación de sed y se orina menos. Cuando, por el contrario, la concentración de sodio desciende los riñones excretan más agua con el fin de restaurar el equilibrio.

Publicidad engañosa

En el caso del agua, la publicidad puede resultar muy engañosa ya que ha conseguido que asociemos de forma automática agua mineral con salud y delgadez sin advertir que beber demasiado agua puede ser malo para la salud e incluso mortal. Las imágenes son claras y el mensaje es repetitivo, sugiriendo que una vida sana implica llevar de forma constante la botella de plástico para cualquier desplazamiento. Sin embargo, todo exceso puede convertir una sustancia saludable en un veneno.

Problema psicológico

La potomania tiene un poder adictivo ya que es un trastorno relacionado con el control de impulsos: quienes lo padecen utilizan el agua como un sustituto de la comida o el tabaco, o bien como un medio para controlar la ansiedad. El consumo de agua fortalece una sensación placentera que ayuda a evitar la comida y que genera un gran sentido de bienestar. Los psicólogos afirman que los adictos no sólo beben mucho, sino que se ponen muy nerviosos si no tienen agua a mano y buscan estrategias para poder beber continuamente. El objetivo de las terapias es que la persona adicta controle esa asociación entre el consumo de agua y el estado de bienestar o el control de la ansiedad». En la actualidad los gimnasios y otros entornos de práctica deportiva también son propicios para los ‘potomaniacos’, incluidos los varones.

Consecuencias

La ingesta exagerada de agua acaba siendo perjudicial para el organismo y genera trastornos que pueden ser muy importantes.

Puede llegar a ser muy perjudicial para nuestro cerebro debido a una eliminación excesiva de minerales entre los cuales se halla el magnesio imprescindible para el buen funcionamiento del cerebro. Su carencia produce falta de concentración y de memoria.

Cuando se producen pérdidas masivas de agua también se pierde potasio, un mineral que ayuda a que el corazón funcione correctamente. Su carencia puede ocasionar que el corazón pierda su ritmo.

Los riñones también se pueden ver afectados al ser sometidos a un trabajo excesivo ya que son los reguladores del metabolismo del agua y de los minerales, además de ser los filtros de las impurezas que puede haber en el organismo.

Pueden existir procesos de fatiga y agotamiento unidos a calambres musculares y bajo tono de las fibras derivado de que el número de impulsos nerviosos que llega a los músculos disminuye.

Dosis correcta

La ingesta normal de agua para una persona adulta es de dos litros de agua diarios. Sin embargo conviene recalcar que en momentos especiales el organismo puede necesitar una cantidad mayor, sobre todo si estamos realizando ejercicio físico o si traspiramos más por las altas temperaturas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 2957
Borba, el agua antiarrugas que ha revolucionado los cosméticos en EE. UU. La marca de cosméticos Borba, fundada por el joven de...

0 5944
El cuerpo humano no asume de igual modo el aporte calórico a través de los líquidos que mediante los sólidos, lo que...
Potasio alimentos que lo contienen

5 83591
Es un mineral que se halla muy presente en el cuerpo humano, es el tercero más abundante en nuestro organismo. Vital...

NINGÚN COMENTARIO

Responder